Educación

Disciplina básica para perros

Disciplina básica para perros

Autor:

Un adiestrador canino nos da unas pautas básicas de disciplina para educar al perro desde el momento en que llega a casa para mejorar la convivencia y evitar malos comportamientos.

Es importante comprender a nuestro perro y tener en cuenta que cada uno tiene su carácter y personalidad. ¿Hasta qué punto conoces a tu perro? ¿Sabes cómo se siente, si está enfadado, triste o algo le atemoriza?

Siempre existe un motivo para explicar el mal comportamiento de nuestros perros, para evitar problemas de convivencia es importante educarlo desde cachorro. Un adiestrador canino nos da unas pautas básicas de disciplina desde que el perro llega a casa para evitar conductas inadecuadas y que aprenda a convivir con otros perros y personas. Un perro adiestrado y rehabilitado más obediente y respetuoso que disfruta más.

Los perros no son un juguete pero son muchos los dueños inexpertos y poco concienciados recurren al abandono de mascotas por no saber dar solución al problema en caso de malas conductas en su perro. Cuando se introduce en casa el dueño no tiene lo suficientemente claro cómo se debe actuar con un cachorro. Los primeros meses pueden ser los más complicados porque establecen las bases de su conducta, si lo hacemos bien desde el principio será más fácil evitar problemas de adulto.

Consejos para educar al perro desde cachorro
  • Establecer una jerarquía. Es necesario que el perro sepa quién manda. Los perros son gregarios y viven en manada por eso necesitan un líder natural al que seguir.
  • Definir una rutina de normas y respetarlas. Dentro de casa tenemos que tener unas pautas claras y no salirnos de esa línea. El perro debe haber un horario regular para salir, comer y dormir, establecer un lugar determinado para la comida y bebida…
  • El animal debe depender del dueño…y no a la inversa. Cuando el cachorro empieza a salir a la calle hay que llevarle a un parque solitario y tranquilo para que no tenga distracciones, le soltaremos la correa y empezaremos a andar en círculo para ir creando ese apego y dependencia del cachorro hacia nosotros y no al revés. El perro nos empezará a seguir premiando esa actitud siempre que se acerque hacia nosotros. Luego podremos ir en línea recta, cuando nos adelanta darnos la vuelta…Un ejercicio para hacer poco a poco, nunca más de 5-10 minutos, por ejemplo el primer día darle solo una vuelta, el tercer día 2-3 vueltas…
Casos de perros con problemas de conducta
  • Perro con síndrome de ansiedad por separación. Un que que ladre exageradamente al marcharse los dueños de casa puede tener suponer un problema con los vecinos. En casos extremos en los que no pueda dejarse solo hay collares anti ladridos que pueden conseguir que el perro llegue a entender que puede estar solo callado sin ladrar, encontrando su alivio y tranquilidad. 
  • Perro dominante que dirige a sus amos. Una persona con buena voluntad que acude a una protectora para coger a un perro puede encontrarse con problemas de conducta del animal que se encuentra desubicado al cambiar de dueño y no tener unas pautas o referencia de disciplina. Desde el momento en el que entra en casa un animal de recogida es muy importante marcar unas normas, objetivos dentro de casa y fuera en la calle, y seguir después con un entrenamiento progresivo para que se vayan acostumbrando perro y dueño a su nueva convivencia. Una disciplina aplicada desde el principio le dará la tranquilidad que necesita el perro, con paciencia y tiempo será como si siempre le hubiésemos tenido en casa.