Educación

Cómo educar en positivo a un perro cachorro

Cómo educar en positivo a un perro cachorro

Autor:

Consejos para educar a tu perro en positivo. ¡Enséñales el buen comportamiento desde cachorro!

La llegada de un cachorro a casa supone cambios importantes en nuestros hábitos, y es mejor estar preparados. Los futuros dueños tienen que estar preparados y mentalizados para este acontecimiento. haber adquirido la información necesaria para poder dar la calidad de vida y satisfacer las necesidades que que el pequeño va a tener. Ellos se orinan, defecan, muerden cosas, no pueden estar solos durante largos períodos... Saber las consecuencias que supone tener un perro y así poder evitar el posible trauma en dueños y cachorros, ya que por no informarnos antes de decidir compartir la vida con un perro aumenta el número de abandonos y maltratos.

En la Revista Hogarmania Magazine el educador canino Raúl Palomares nos da unas pautas.

Pautas básicas cuando llega un cachorro por primera vez
  • Darle tiempo. Hay que dejarle mucho tiempo hasta que se habitúe a su nuevo hogar, los cachorros reciben mucha información mediante estímulos y tenemos que tener en cuenta que todo es nuevo para ellos. Hay que ir despacio para que el torrente de información no les inunde y acaben realmente cansados. hay que dejar que vayan poco a poco ordenando la información convirtiéndola siempre en experiencias positivas, dándoles tiempo para procesar lo que ocurre.
  • Preparar su zona. Hay que preparar una zona especial de la casa " a prueba de cachorros" en la que no haya ningún objeto a su alcance que queramos que no muerda como muebles y poder dejarlo allí los ratitos que no esté vigilado. Allí morderá cosas que sí se pueden morder como sus juguetes u objetos que vayamos introduciéndole en su espacio para que vaya experimentando, aprendiendo y estimulándose.
  • Familiarizar. Llamar a amigos y familiares para que estén con el cachorro siempre de manera calmada y controlada para que se familiarice con todo tipo de gente.
  • Socializar. Dejarle que se presente con todos los perros que quiera y sin interferir en sus relaciones sociales, una vez que se han presentado debidamente puedes llamar a tu cachorro de una manera agradable, el vendrá contento y coleando.
  • Paseos tranquilos. No ir con el cachorro con prisa, si tienes prisa no lo lleves, hacer paseos tranquilos sin tensión en la correa, dejándolo que explore e inspeccione todo lo que quiera, paseos muy cortitos de con 10 minutos es suficiente.
  • Ir en coche. Habituarlo al coche también es necesario, desde pequeñito enseñarle que ir en coche es algo agradable.
  • Estar solo en casa. Al cachorro también hay que enseñarle a estar solo en casa, los perros son animales muy sociales y les gusta estar en compañía, por eso es importante enseñarles a estar ratos solos desde el primer día. Conviene que no note una gran diferencia entre nuestra presencia (mimos, juegos, atención constante) y nuestra ausencia (silencio, falta de juego y atención). Hay que entender que los primeros días para el cachorro son los más difíciles y estresantes, le hemos separado de su madre y sus hermanos, y es una experiencia fuerte para él. Por eso tenemos que tener especial cuidado de que todo vaya sobre ruedas ya que desde aquí comenzaremos a forjar nuestro vínculo. Es probable que durante esos primeros días el cachorro gimotee y llore, sobre todo, cuando le dejamos solo. Es la forma en la que se han comunicado hasta entonces con su madre y hermanos.

¿Todos los cachorros se educan igual?

En general sí, da igual que sea un cachorro de perro de raza o mestizo, o de raza potencialmente peligrosa, siempre es un adorable cachorro que llega al mundo, y lo que se convierta en adulto depende en gran medida de la educación que le demos al cachorro. Si utilizamos el castigo o la violencia para enseñar creamos estrés, miedo e inseguridades en el cachorro que luego quedarán reflejadas cuando sea adulto.

Para cachorros que han sido separados de la madre muy pronto, que han estado mucho tiempo de su importante período neonatal en el escaparate de una tienda de mascotas o en un refugio de animales, hay que cuidarles especialmente ya que pueden tener diversos trastornos como fobias o ansiedad por separación. Para ellos los primero de todo es crear un entorno seguro, libre de miedos, para que el perro se sienta seguro, ir creando rutinas, forjando un vínculo y recuperándolo gradualmente tanto física como emocionalmente, que vaya conociendo su nuevo entorno a su aire, sin forzarle, dejando que sea él el que nos busque y pida las caricias, sin agobiarle ni presionarle. Mucha compañía, que no se sienta solo los primeros días y tiempos cortos de paseo, muchas horas de sueño, descanso y comer bien.

También pueden necesitar unas pautas diferentes los cachorros sordos, ciegos o con algún tipo de problema físico o psicológico.

La educación canina en positivo está basada en el respeto, entendimiento y comunicación.

  • Respeto. Respeto que es un cachorro y tratarle como tal, no te pido comportamientos propios de un perro adulto.
  • Entendimiento. Entiendo que es un perro y tiene sus necesidades como perro, como puede ser saludar a sus congéneres o conocer el mundo con su propia nariz. Por ejemplo, no llamarlo cuando está haciendo una de éstas cosas.
  • Comunicación. Los perros no solo se comunican con otros perros, con los humanos están continuamente intentándolo mediante gestos muy sutiles que se llaman "señales de calma" y que nosotros debemos conocer y atender para no generarles frustración y crear un verdadero vínculo. Para conseguir que te hagan caso tienes que escuchar, crear un vínculo con él y forjar una gran relación.