Razas

Beagle

Beagle

Autor:

Te presentamos a la raza Beagle, un pequeño perro sabueso de origen inglés que se ha utilizado tradicionalmente para la caza. Es extrovertido y sociable y siempre tratará de defender la casa de su dueño.

Mascota: Perro

Familia: Sabuesos

Grupo: FCI: Grupo 6, Sección 1.3: Perros tipo sabueso de talla pequeña

Origen: Inglaterra

Tamaño: Pequeño

Historia del beagle

El beagle es un sabueso procedente de Inglaterra. Aunque sus orígenes no están muy claros, se cree que los romanos ya lo utilizaban para cazar ratones y que lo llevaron al Reino Unido, donde se cruzó con sabuesos ingleses como el Talbot Houndson. Durante el siglo XIV adquirieron gran popularidad entre los monarcas británicos gracias a su habilidad para la caza y pronto se extendieron por todo Gran Bretaña, Italia, Grecia y Francia.

En la década de 1870 el beagle llegó a Estado Unidos. Hasta entonces, había sido criado exclusivamente para cazar zorros y conejos, pero pronto sus cualidades como mascota comenzaron a destacar multiplicando su fama como perro de compañía.

Rasgos físicos del beagle

Este sabueso es de talla pequeña, mide unos 33-40 cm. a la cruz, es decir, desde el punto más alto del omoplato (cruz), hueso que sobresale entre el cuello y la espalda, hasta el suelo. Es un perro robusto y compacto cuyo peso oscila entre los 10 y 14 kg. Tiene las patas cortas y musculosas, y la cola erguida, bastante larga. Sus grandes ojos, de color café oscuro o avellana, lucen una expresión muy dulce, en ocasiones tristona. Las orejas son una de sus características más llamativas. Son grandes y largas, de punta redondeada, y caen junto a sus mejillas proporcionándole un gracioso aspecto.

El pelaje es corto y denso, resistente a las bajas temperaturas. Suele ser tricolor, combinando las distintas variedades del negro, marrón y blanco. El ejemplar más común tiene la cara y las orejas marrones; las patas, el pecho y el hocico blancos, y el cuerpo negro con algunas zonas de color marrón. La punta de la cola suele ser larga.

Comportamiento del beagle

El beagle es un perro muy simpático y juguetón. Tiene mucha energía y le encantan las grandes caminatas. Su sentido del olfato es muy agudo y en cuanto percibe un olor interesante va tras él sin importarle adónde le lleve. Originalmente, este cazador vivía en jaurías, lo que le convierte en un ser muy extrovertido y sociable. Le encanta estar con otros perros, sobre todo si son de la misma raza. Con los humanos es un poco independiente, pero también cariñoso. Siempre está alerta y, aunque no es un perro agresivo, siempre tratará de defender su casa con empeño.

Tiene un fuerte ladrido, más propio de un perro de mayor tamaño, y suelen aullar con frecuencia. Se caracteriza por un sonido típico de la raza, una mezcla de aullido y ladrido, que suele emitir si detecta un olor llamativo. Cuando es cachorro suele ser muy travieso y aunque su entrenamiento no es fácil, ya que no es un perro muy obediente, se lograrán mejores resultados si es educado desde pequeño.

Le gusta mucho jugar con la boca y morder las cosas. Puede que muerda suavemente a las personas, a modo de juego, algo por lo que no hay que asustarse ni preocuparse.

Cuidados del beagle

Es muy importante controlar la alimentación de este pequeño sabueso, ya que tiene un apetito casi insaciable y es propenso a la obesidad. Por otro lado, debido a su gran energía, es recomendable que haga ejercicio con regularidad, siempre estará dispuesto a dar largos paseos o a echarse unas carreras con su dueño.

Para adiestrarlo es importante alejarlo de los estímulos olfativos para que no se distraiga. De lo contrario, en cuanto detecte algún olor interesante comenzará a perseguirlo y dejará de prestar atención.

El cuidado de su pelaje no requiere mucho esfuerzo, basta con peinarlo de vez en cuando para eliminar el pelo muerto. En cambio, hay que prestar especial atención al cuidado de las orejas, puesto que al ser tan largas las arrastra y se ensucian. Es conveniente lavarlas por lo menos una vez a la semana y llevarlo al veterinario si cuando necesite una limpieza del conducto auditivo.

Su esperanza de vida es de 12 a 15 años.