Razas

Husky Siberiano

Husky Siberiano

Autor:

El Husky es una raza de perro de origen siberiano que guarda gran parecido con el lobo. Fue entrenado por los esquimales para tirar de los trineos.

Mascota: Perro
Grupo: FCI: Grupo 5, Sección 1: Perros de trineo nórdicos
Origen: Rusia (zona de Siberia)
Tamaño: Mediano

Historia del Husky Siberiano

También conocido con el nombre de Siberian Husky o Perro de Trineo Siberiano, este can parecido al lobo proviene de la fría Siberia, en Rusia. Durante veinte siglos, el Husky fue utilizado por una tribu conocida con el nombre de Chukchi. Estos esquimales, que se dedicaban a cazar, pescar y criar renos, lo adiestraron para tirar de los trineos que utilizaban para desplazarse.

En 1909, un comerciante de pieles ruso lo llevó a Alaska, con el fin de que participara en una carrera de trineos. A partir de ese momento, se convertiría en el mejor competidor de carreras de trineos de todo Estados Unidos y Canadá.

Pero en 1925, una epidemia de difteria asoló la localidad de Nome, las bajas temperaturas hicieron estragos en la población y el suero para atender a los afectados era insuficiente. Ante estas circunstancias adversas, se barajó la remota posibilidad de que los Huskys fueran los encargados de transportar el suero, llegando a completar una travesía de más de cinco días de duración que finalmente completaron con éxito.

Rasgos físicos del Husky Siberiano

Su cuerpo es fuerte y compacto, de tamaño mediano. La cabeza tiene forma redondeada; las orejas son rectangulares, rectas y erguidas; su cola es ancha y está cubierta de pelo; posee un doble pelaje, compuesto por un entrepelo denso y suave, y una capa superior, que le protege de las duras condiciones climáticas con las que tiene que convivir.

El color del pelo es habitualmente gris, aunque también puede ser marrón o negro, presentando un gran número de manchas normalmente blancas por todo el cuerpo, sobre todo en la cabeza; pero sin duda, su característica principal es el color azul turquesa de sus ojos, lo que le otorga un atractivo especial, aunque también pueden ser marrones.

La altura del macho gira en torno a los 54-60 centímetros y su peso ronda los 20-28 kg. Por su parte, la hembra puede llegar a pesar de 16 a 23 kilogramos y a medir de 51 a 56 cm. Los ejemplares de esta raza tienen una esperanza de vida de 12 años aproximadamente.

Comportamiento del Husky Siberiano

Como buen descendiente del lobo ártico, es un perro de jauría, con lo que respetará la ley del macho alfa o dominante. Es muy cariñoso, no soporta la injusticia ni la brutalidad pero solamente respetará y establecerá un estrecho vínculo con su amo si este último se ha ganado su respeto. Le encanta disfrutar del aire libre, corriendo, saltando o jugando.

Pero no es un buen perro guardián, ya que la desconfianza y la agresividad son dos palabras que no forman parte de su diccionario. No ladra, sino que aúlla, como los lobos. Es muy sociable, se relaciona con todo el mundo, aunque no jugará con los más pequeños de la casa ya que se aburrirá. Por otro lado, es muy independiente, si se le facilita comida, la aceptará pero puede buscarse la vida él solo.

Cuidados del Husky Siberiano

No es un perro apropiado para vivir en un apartamento, ya que necesita su espacio vital para sentirse cómodo y feliz. Necesita practicar ejercicio asiduamente, gustándole mucho correr y arrastrar lo que sea, emulando así el tiro de un trineo.

En cuanto a sus hábitos alimenticios, no se caracteriza por tener un apetito voraz, con lo que sería suficiente con darle de comer una vez al día. Durante el invierno, comerá más que en la época estival, ya que necesitará más grasa para combatir el frío.

Es importante cepillarle el pelo por lo menos una vez al día, ya que hay que mantener su manto de pelo en buenas condiciones, tanto estéticas como de higiene. En la época de muda, que durará de dos a tres semanas, se desprenderá de gran cantidad de pelo.