Razas

Chow Chow

Chow Chow

Autor:

El Chow Chow, una peculiar raza china de perros guardianes caracterizada por su apariencia similar a la de un león y por su lengua de color negro azulado. 

Mascota: Perro

Grupo: FCI: Grupo 5, Sección 5: Spitz asiáticos y razas semejantes

Origen: China

Tamaño: Mediano

Historia del Chow Chow

El Chow Chow tienen su origen en China hace miles de años. Curiosamente mientras en ciertas zonas del país se consideraba un perro de trabajo en otras se criaba para comer su carne, prácticas que siguen vigentes en la actualidad. A lo largo de su historia se le han adjudicado distintas funciones, entre ellas, la caza, el tiro de trineos o la protección de templos budistas, casas y barcos.

Su popularidad se extendió a Europa en el siglo XIX. En 1880 llegaron los primeros ejemplares de la raza gracias a un obsequio de un embajador inglés en Pekín al príncipe de Gales. A partir de ese momento su fama se extendió rápidamente hasta que el Kennel Club inglés reconoció la raza de forma oficial.

Rasgos físicos del Chow Chow

Es un perro de tamaño mediano de una altura a la cruz de 48-56 cm en los machos y de 46-51 cm en las hembras. Tiene aspecto robusto de constitución fuerte y puede llegar a pesar entre 20 y 31 kg. Sobre su amplia cabeza sobresalen las pequeñas orejas que se mantienen tiesas y separadas entre sí, triangulares en la base y redondeadas en la punta, ligeramente inclinada hacia delante. Su boca es ancha al igual que su nariz, de color negro o rosa en la variedad de pelo claro. Sus ojos son pequeños y oscuros de forma almendrada.

Sus extremidades de esta raza de perro son rectas y musculosas. Sus patas traseras carecen de ángulo lo que le hace tener un andar característico como si caminara sobre zancos. La cola alta y de mucho pelo, la mantiene encorvada sobre el lomo.

El Chow Chow es una raza atractiva por su pelo denso y abundante, algo áspero en la superficie y más suave en la subcapa. En el cuello es especialmente grueso y forma su característica melena que le dan al Chow Chow la apariencia de un león. Existen variedades de color: negro, azulado, castaño-rojizo, leonado, crema y blanco. Una peculiaridad de esta raza es su curiosa lengua de color negro azulado.

Comportamiento del Chow Chow

Su carácter dominante y su alto sentido de la propiedad le convierten en un buen guardián del hogar. Muy fiel a su familia pero reservado con los extraños, se muestra afectuoso sólo con los suyos mientras que con los desconocidos puede adoptar una actitud algo agresiva. Por eso, no se debe forzar al perro en que realice amistades demasiado rápido ni le resultará fácil cambiar de dueño. Independiente, observador y enigmático su carácter se asemeja más al de un felino que al propio del perro.

El Chow Chow es un perro tranquilo, no muy activo ni con gran energía, por eso se adapta bien a la vida en un piso o apartamento. Macho y hembra saben convivir mejor que dos ejemplares del mismo sexo que pueden tener tensiones y enfrentamientos.

Cuidados y alimentación del Chow Chow

El Chow Chow tiene tendencia a obedecer a un sólo dueño por eso éste debe encargarse de educarle desde pequeño. Para endulzar su carácter y que no se vuelva perezoso lo mejor es darle un paseo todos los días. Además de realizar ejercicio conseguirás que se vuelva más amigable con otros perros y también con las personas.

Respecto a su alimentación, necesita una dieta completa y equilibrada que incluya proteínas, lípidos, glúcidos, minerales y vitaminas. Para un adulto lo ideal es una ración diaria a base de arroz, carne y verduras cocidas. Por otra parte, debes cepillarlo de forma frecuente para mantener cuidada su abundante melena y para airear la subcapa de pelo y evitar posibles gérmenes.

Esta raza tiene tendencia a padecer ciertos problemas como la luxación de rótula, displasia de codo o de cadera, tiroides y desórdenes oculares. Debes llevarlo al veterinario si notas cualquier anomalía y ten en cuenta que si cuidas la salud de tu Chow Chow puede llegar a vivir entre 10 y 11 años.