Psico

Sexo en la madurez

Sexo en la madurez

Autor:

En el apetito sexual influyen el ambiente, nuestra predisposición psicológica y nuestro estado físico. La actividad sexual cambia en las diferentes etapas pero siempre debemos cuidarla para disfrutar de ella también en la madurez. Cuídate y estarás activo a cualquier edad.

En la actividad sexual influyen factores psicológicos y físicos. Dentro de los primeros están los gustos y apetencias de cada uno, la forma de pensar, la educación recibida, la experiencia. En el aspecto físico, es importante cuidar y mantener en buen estado los vasos sanguíneos, la alimentación, la higiene corporal, etc. En los hombres la erección depende en gran parte del estado de los vasos sanguíneos de la región genital.

Cada vez hay más personas con alteraciones del apetito sexual por culpa de hábitos nocivos. Entre éstos se encuentran los excesos en el consumo de alcohol, tabaco y café. La toma de medicamentos que pueden interferir en las relaciones sexuales, tales como tranquilizantes y antidepresivos.

Los trastornos psicológicos son otra razón que puede conducir al fracaso o a la reducción del deseo sexual: estrés, depresión, ansiedad así como alteraciones vasculares de la región genital, trastornos del sistema nervioso, en concreto de los nervios que se dirigen a los órganos genitales, y disfunciones hormonales.

¡CUÍDATE!

  • Evita o reduce todos los factores que puedan interferir en el apetito sexual, y en particular las situaciones emocionales preocupantes, estresantes y de cansancio o fatiga intensa.
  • Controla periódicamente la tensión arterial
  • Elimina o reduce al mínimo el consumo de alcohol, tabaco, café y productos similares.
  • Haz ejercicios pélvicos. Contrae los músculos del suelo de la pelvis, los de la región genital, tirando de ellos hacia arriba. Practica sucesivas contracciones y relajaciones, hasta un total de veinte. Hazlo sin prisas. Practica este ejercicio todos los días.

¿SABÍAS QUE...? El impulso sexual lo produce la L-dopa, un neurotransmisor que sólo se fabrica al tener relaciones sexuales. Para no perder el deseo manténte sano y activo.