Psico

Claves para no discutir con tu pareja en vacaciones

Claves para no discutir con tu pareja en vacaciones

Autor:

¿Sabes que 1 de cada 3 divorcios ocurre tras el verano? Las vacaciones se convierten en una prueba de la relación para muchas parejas.

Nos pasamos todo el año esperando la llegada de las vacaciones para disfrutar de unos días de relax con nuestra pareja. Sin embargo, estas idílicas vacaciones pueden transformarse en una prueba de la relación que muchos no logran superar. El choque de pasar 24 horas juntos saca a la luz las diferencias y las parejas que han acumulado tensiones durante el año pueden estallar en peleas y discusiones durante estos días que pueden llevar incluso a pensar en la separación.

Conflictos típicos durante las vacaciones
  • Elegir el destino. ¿Playa o montaña? ¿Un lugar tranquilo o con ambiente? ¿Repetir vacaciones o probar un destino nuevo? Los destinos son infinitos y ponerse de acuerdo en el lugar de vacaciones suele ser el primer punto de discusión. Los dos debéis exponer cómo os gustaría que fuesen estas vacaciones y tratar de dar con el lugar que cuente con lo que ambos buscáis.
  • La economía. Elegir unas vacaciones acorde con vuestra economía. Los dos debéis dejar claro cuánto os podéis y queréis gastar estas vacaciones para ajustaros a ese presupuesto.
  • Los planes. Es normal que no seáis iguales en todo y os guste hacer exactamente lo mismo y de la misma forma en vuestro tiempo libre. Quizás uno prefiere dormir hasta tarde para descansar y el otro madrugar para aprovechar el día, a uno le gustaría pasarse las horas al sol en la playa y el otro prefiere ir a visitar sitios nuevos, etc. Hay tiempo para todo y para hacer lo que los dos queréis, sólo hace falta ser tolerante y hacer un planing de vuestros días de vacaciones para repartir los planes de ambos y así no marcharos de estas vacaciones con la sensación de no haber hecho lo que queríais.Además, no hace falta pasar 24 horas juntos, es sano dedicarse algún momento por separado para hacer lo que a ti sí te gusta pero al otro no. Seguro que a la vuelta tenéis cosas que contaros y tendréis mejor sensación que si la otra parte te hubiese acompañado "por obligación".
  • No a la rutina. Hacer que estas vacaciones sean memorables con algún plan diferente que os quede siempre de recuerdo. Abrir la mente y reservar los planes de siempre para el invierno. Dejaros llevar por el momento: apuntaros a una clase de vela, piragüismo o surf, ir a un parque de animales, ver los fuegos artificiales desde un barco...Cuando echéis la vista hacia atrás recordaréis esos divertidos y bonitos momentos juntos.
  • La familia. El principal motivo de divorcio, por encima de la infidelidad, suele ser los conflictos con la familia política. En vacaciones este problema se traduce en viajar solos o en compañía. Llevar al abuelo, a los niños o viajar con los cuñados puede suponer un gran conflicto si las dos partes no están de acuerdo. Podéis dividir vuestras vacaciones y reservar una semana para los dos solos y otra para ir acompañados. El equilibrio siempre es bueno. Tratad de buscar una solución conciliadora, por ejemplo, cuando viajéis con más gente establecer siempre tiempo para disfrutar solos de planes de pareja agradables y compartir vuestras sensaciones de cada día.
  • Los niños. En vacaciones los niños pasan más tiempo en casa. Para que los peques no se aburran conviene buscarles algún entretenimiento, por ejemplo, actividades deportivas o un campamento. Así vosotros también podréis disfrutar de vuestros momentos libres.
  • Los roles. Durante el año la rutina laboral y social se establece como un reloj que marca el ritmo de la pareja y hace que el papel de cada parte esté bien definido y aprendido. Pero en vacaciones todo cambia y es necesario redistribuir las obligaciones diarias porque ahora los dos estáis libres y queréis disfrutar por igual. Además está bien dedicar a cada cosa el tiempo justo para poder disfrutar el resto del día de lo que es realmente importante: "vivir" el momento.

Lo primero que hay que hacer para no estropear las vacaciones en pareja es pensar en positivo. Relájate y disfruta. Llevas todo el año trabajando, quejándote de tu acelerado ritmo de vida y de no tener tiempo libre...¿Y ahora que estáis de vacaciones lo vas a estropear "poniéndote de morros"? Cambia el chip e intenta sacar todo lo positivo de cada detalle para disfutar de lo bueno de tu pareja. Ante un conflicto, respira hondo antes de gritar y piensa, ¿realmente es tan importante para ponerte a discutir y estropear este maravilloso día de vacaciones? Aprende a decir lo que piensas sin ataques ni reproches y escuchando al otro. Tú tampoco eres perfect@ y hay que saber ceder.