Psico

Consejos para combatir el síndrome postvacacional

Consejos para combatir el síndrome postvacacional

Autor:

Combate el "bajón" de la vuelta de vacaciones con una terapia de choque para levantar el ánimo y evitar la ansiedad.

Se acabaron las vacaciones y los maravillosos días de descanso. Sólo pensar en la idea de volver a la rutina, a la falta de tiempo libre y de ocio puede agobiarnos. Es el llamado estrés posvacacional. Se calcula que afecta al 40% de las personas y mucho más a las que están insatisfechas con la vida que llevan. Porque la vuelta de las vacaciones es la vuelta a la realidad.

El estrés postvacacional es un estado psicológico transitorio que suele durar entre 3 y 10 días, justo el tiempo que el organismo necesita para adaptarse a las nuevas condiciones. Afecta más a las mujeres que a los hombres que se readaptan con mayor rapidez y, laboralmente, a personas con puestos administrativos de cara al público.

En general este estado de decaimiento suele ir acompañado de cansancio, tristeza y apatía, ansiedad, menor capacidad de comunicación, falta de concentración y creatividad, alteraciones del sueño y del apetito. A veces se complica con síntomas en nuestro cuerpo como molestias gastrointestinales, dolores de cabeza e insomnio.

¡Cuidado que se contagia! El estrés genera tensiones en los que están alrededor. Provoca tensión arterial, potenciando enfermedades coronarias e interfiriendo en las funciones del cerebro. Además, la glándula pineal, que se activa para producir melatonina cuando no hay luz, tiene más trabajo en las épocas de otoño e invierno, ya que las horas de luz disminuyen. ¡Acaba con él!

Terapia de choque después de vacaciones

Prepara un plan de choque para superar el "bajón" postvacacional para estos primeros días de readaptación a la vida normal. Levanta en ánimo en 4 pasos:

1. Expime las horas de luz, haz planes y muévete
Del trabajo a casa y de casa al trabajo, esta rutina puede minar tus ánimos, necesitas moverte, aprovechar las horas de luz que quedan y seguir haciendo planes fuera de casa para no sentirte "enjaulada" en las obligaciones. Exprime las cosas agradables: paseos por la tarde-noche, cine, salir a comer fuera, excursiones de fin de semana... El ejercicio te ayudará a liberar tensiones, si es a primera hora y al aire libre mejor que mejor.

2. Dieta revitalizante
Ayúdale a tu organismo a afrontar el día a día con una dieta rica en alimentos de la tierra llenos de energía, minerales y vitaminas (ensaladas, menestras, cremas y purés de verduras y hortalizas, zumos y frutas) y fuentes de triptófano que ayudan al cerebro emocional: plátanos, cereales integrales, nueces, legumbres, chocolate...

3. Momentos relax
Dedica un rato cada día para ti y concédete momentos de relax para darte un baño con sales relajantes, para tumbarte a leer un rato un libro interesante, escuchar música...

4. Regula tu sueño
En vacaciones dormimos más horas y se altera nuestro reloj interno. Con la vuelta a la normalidad conviene reajustar los horarios y meterse todos los días pronto y la misma hora a la cama. Regular el sueño te ayudará a recargar las pilas para afrontar el día con más energía. Dormir bien es uno de los grandes antídotos del estrés y la tristeza.