Embarazo

Cuidados de la piel de la tripa de la embarazada

Cuidados de la piel de la tripa de la embarazada

Autor:

La piel de la tripa pierde muchísima elasticidad y al perder agua, se producen las estrías. Vamos a realizar un peeling, reparando la piel, realizando movimientos muy suaves, acariciando al bebé y a la mamá.

Recomendamos que los exfoliantes sean aceitosos porque de esta forma ayudaremos a la elasticidad de la piel. La crema hidratante y el exfoliante van a ser fundamentales, ya que el segundo permite que todas las cremas y productos penetren más fácilmente.

En la zona inferior de la tripa se nos acumulará mucho sudor, tendremos problemas de grietas, sobre todo en verano. El exfoliante utilizado tiene que ser muy suave, liviano, sin mucho olor, ya que cuando estamos embarazadas pueden provocar rechazos, siendo muy importante la aromaterapia en este estado.

En este caso, la base es azúcar, vainilla y cítricos, que se admiten muy bien por parte de las embarazadas. Hay que insistir también en la zona de debajo del pecho a la hora de exfoliar, ya que puede acumular sudor que, en contacto con el sol (por ejemplo, si hacemos topless) puede provocar manchas.

A continuación, le aplicaremos una manteca de karite, compuesta por flores del árbol del cerezo y polvo de arroz, un producto muy nutritivo, aplicándolo sobre la zona del abdomen y envolviéndolo con un fil osmótico, por higiene y por el calor que produce. Si la piel está nutrida e hidratada, evitaremos las estrías.

Después de quitarle el plástico, que ha permitido que los productos sean absorbidos mejor, le daremos un masaje de mimo.

Estos son algunos consejos para el cuidado de la piel de la tripa durante el embarazo.