Embarazo

Cómo evitar un parto prematuro

Cómo evitar un parto prematuro

Autor:

El gran reto de los ginecólogos es evitar el parto prematuro porque a lo largo de los años poco se ha podido hacer para disminuirlo o tratarlo. Es la principal causa por la que aparezcan problemas en los niños.

Se han conseguido controlar las infecciones y las anomalías en la nutrición, realmente los niños nacen sanos, tienen pocas enfermedades. Se han podido detectar una gran cantidad de anomalías congénitas como alteraciones de los cromosomas a lo largo del embarazo. Los partos prematuros son una fuente de problemas importantes. No existe una manera de tratar correctamente estos partos, no podemos evitar que cuando una mujer se ponga parto, éste se detenga, solamente se puede retrasar (media de 1 semana).

Lo más difícil es detectar qué mujeres tienen riesgo de sufrir un parto prematuro. Habitualmente, la historia clínica del paciente es un factor a tener en cuenta, por ejemplo, si una mujer ya ha sufrido otros partos prematuros anteriormente es más proclive a ello que el resto de la población. También sufrir ansiedad o depresión durante el embarazo puede inducir a un parto prematuro.

Midiendo la longitud del cuello con la ecografía vaginal es una forma muy útil para poder decidir qué mujeres pueden sufrir el parto prematuro, a las que se les practica un tratamiento con progesterona que disminuye la incidencia del parto en un 30%.

Cuando aparecen los primeros síntomas de parto prematuro, ya es tarde, solamente se puede retrasar alrededor de una semana y mejorar las condiciones del futuro niño. Los cursos de preparación al parto son muy útiles ya que se aprenden técnicas, se comparten experiencias, se obtiene información interesante de cara al embarazo y al parto, etc.

Tags relacionados salud embarazo evitar parto prematuro