Prevención y cuidados

Beneficios de una buena siesta

Beneficios de una buena siesta

Autor:

Descansar 15-20 minutos después de comer relaja el cuerpo, despeja la mente y recarga las pilas. La siesta es reparadora por lo que además de ser un placer ¡regenera!

Después de un día ajetreado, tumbarse un rato después de comer relaja el cuerpo y despeja la mente. La siesta es un gran reparador que ayuda a recargar las pilas. Eso sí, para que sea reparadora debes elegir un lugar cómodo y tranquilo, mejor el sofá que la cama.

El mejor momento para tumbarse es de las 13 a las 15 horas, ya que a esa hora se produce un incremento de melatonina y la energía disminuye. Además se deja tiempo de separación suficiente para dormir bien a la noche.

Lo ideal es dormir 15-20 minutos para no trastornar el sueño normal ni alterar nuestro humor. Mientras se esté en la etapa superficial del sueño repara y revitaliza pero si dormimos más de la cuenta y entramos en una fase más profunda del sueño nos despertaremos cansados e irritados. Si no tienes el reloj corporal autorregulado lo mejor es que te pongas una alarma para despertarte. Para que no te moleste la luz y tus ojos descansen mejor tápalos con un pañuelo o almohadilla.

Beneficios de una buena siesta

Con estos minutos de descanso el cuerpo y la mente se recuperan del cansancio del día. Es una forma natural de cargar las pilas para la tarde sin quitar el sueño a la noche. Estos son algunos de los grandes beneficios que nos aporta una buena siesta:

  • Relaja y produce bienestar, disminuyendo la tensión y el estrés.
  • Mejora la atención, concentración y rendimiento intelectual.
  • Despeja las ideas y mejora la creatividad.
  • Mejora el humor y nos hace estar más positivos.
  • Reduce el riesgo de infarto o enfermedad cardíaca.
  • Regenera la piel dándonos un aspecto más fresco y luminoso.
  • Su capacidad reparadora nos protege de los radicales libres y ayuda a prevenir el envejecimiento.
Tags relacionados salud bienestar