Prevención y cuidados

Ayudas para dormir al bebé

Ayudas para dormir al bebé

Autor:

Para que el bebé duerma bien conviene seguir unas pautas rutinarias de sueño. Aprende a darle seguridad y regular su sueño para que descanse como un angelito.

Los bebés duermen muchas más horas que los adultos, ¡Pueden llegar a 16 horas durante los 3 primeros meses!

Y es que durante el descanso su cuerpo realiza funciones esenciales para el bebé, como la producción de la hormona del crecimiento y la maduración cerebral. Por lo tanto, el sueño es fundamental para el correcto desarrollo físico y psíquico del pequeño. ¡Ayúdale a soñar!

El sueño del bebé tiene sólo dos fases: la fase REM en la que el cerebro permanece activo y la fase no REM de sueño profundo de descanso absoluto. Los patrones de sueño del bebé irán adaptándose hasta adquirir los del adulto, normalmente al año saben asociar la oscuridad con el momento de dormir y a diferenciar el día de la noche.

Para que el cuerpo del bebé se adapte bien a los cambios es necesario desde el principio adquirir buenos hábitos para dormir. Lo primero es seguir un horario regular: acuéstale y levántale a la misma hora. Durante el día y para evitar alterar el sueño nocturno del bebé evita las siestas tardías y muy largas de más de 3 horas, el pequeño debe estar despierto las 3 horas antes de irse a la cama por la noche. Además, debes dejar los juegos activos para el día y la tranquilidad para las últimas horas para que aprenda a identificar juegos-día y sueño-noche.

Ritual nocturno relajante

Por la noche los padres deben realizar la misma pauta, un ritual basado en un baño, cena y relajación antes de acostar al bebé.

  • Baño. Al final del día, antes de cenar, dale al bebé un baño muy relajante. Para que resulte tranquilizador el ambiente del baño debe ser cálido (23-25 grados) y la temperatura del agua similar a la corporal (35-37 grados). Añade al agua caliente 10 gotas de aceite esencial de albahaca y otras 10 de aceite de bergamota, relajantes del sistema nervioso con efecto duradero y estimulantes de la producción de endorfinas. Déjale al bebé relajarse en el agua entre 5-10 minutos antes de lavarle normalmente.
  • Cena. El bebé no debe quedarse hambriento ya que sino se despertará durante la noche ni acostarle seguidamente demasiado lleno ya que le costará dormir. Antes de meterle en la cama debes ayudarle a expulsar los gases para evitar cólicos y dolores por la noche. Además, asegúrate de que tenga el pañal limpio.
  • Al acostarse. El cuarto donde duerme el bebé debe ser tranquilo, estar a una temperatura agradable (20º), sin mucha luz ni ruidos. Adopta una rutina al meterle en la cama como cantar una suave canción o leer un cuento, acariciar un peluche o manta de tacto suave, darle un beso de buenas noches... Si tiene miedo a la oscuridad, al irte del dormitorio puedes dejar la puerta algo abierta o dejar una pequeña luz de enchufe para que tu bebé esté tranquilo.
Tags relacionados salud bebé maternidad