Prevención y cuidados

Cómo te afectará el copago sanitario

Qué es el copago sanitario

Es una forma de financiación de la atención sanitaria en la que los pacientes pagan una parte y el Estado otra. Hasta ahora, el Estado abonaba el 60% en la compra de medicamentos recetados por el médico de cabecera y el paciente el 40% restante, pero la nueva medida que entró en vigor el pasado 1 de julio establece unos nuevos porcentajes en función de la renta y la condición personal de los pacientes.

Esta nueva norma ha obligado a la implantación de nuevas tarjetas sanitarias que incluyen los datos tributarios de cada ciudadano. De esta manera, cuando el ciudadano acuda a la farmacia, le cobrarán lo que corresponda a sus ingresos. Los farmacéuticos sabrán cuánto debemos pagar gracias a unos códigos -desde el 001 hasta el 006- incluidos en las recetas y que aparecerán en la parte superior de la derecha de las mismas.

Cómo te afecta...

Si eres jubilado o pensionista

Las personas que reciben pensiones por vejez, invalidez y viudedad pasarán de no pagar nada por los medicamentos a abonar entre un 10 y un 20% hasta un límite de entre 10 y 20 euros dependiendo de la renta: si reciben pensiones bajas y medias, no pagarán más de 10 euros mensuales; si las pensiones son altas, podrán llegar a abonar hasta el límite de 20 euros. Si abonasen más de la cantidad correspondiente durante tres meses consecutivos, tendrán derecho a solicitar el reembolso de la cantidad sobrante.

Si eres un trabajador en activo

Antes del reajuste, los trabajadores en activo abonaban un 40% del coste total del medicamento. A partir del 1 de julio, sin embargo, pagarán de un 50 a un 60% en función de sus ingresos. Si cobran menos de 18.000 euros anuales, pagarán el 40% del precio total de los medicamentos; si ganan más de 18.000 euros, abonarán el 50% del mismo. A los ciudadanos que ingresen más de 100.000 euros anuales, les corresponderá costear el 60% de las medicinas.

Si estás desempleado

Los parados que han agotado su prestación por desempleo recibirán las medicinas de forma completamente gratuita. Las personas mayores de 26 años que nunca han trabajado también tendrán derecho a ser atendidos por la medicina pública y recibir recetas en contraste con el sistema anterior, donde tenían que ser beneficiarios de otras personas como por ejemplo sus padres.

Excepciones

- Las personas que sufren enfermedades crónicas suponen un caso especial. Si son jubilados y reciben una pensión con contributiva, no pagarán nada por los medicamentos que el Estado ha dejado de subvencionar. Si son jubilados y reciben otro tipo de pensión o son trabajadores en activo que sufren enfermedades crónicas, pagarán un máximo del 10%. Dependiendo de su renta, el límite a pagar será de entre 8 y 60 euros al mes. Si pagan más, se les reintegrará la diferencia de manera automática en la cuenta donde tienen domiciliada la pensión, sin tener que hacer ningún tipo de trámite.

- Los ciudadanos de Cataluña están sujetos a otro tipo de sistema. A partir del 1 de junio de 2012, en la comunidad autónoma catalana los medicamentos cuestan 1 euro, lo que se aplicará tanto a los residentes como a aquellos que estén de paso. La única excepción son los medicamentos con un precio inferior a 1,67 euros, cuya prescripción será gratuita.