Prevención y cuidados

Cómo diferenciar un resfriado de una gripe

Cómo diferenciar un resfriado de una gripe

Autor:

¿Cómo distinguir la gripe y un resfriado? Una médico de familia nos explica cómo detectar cuando es un simple catarro o una gripe para acudir al médico, su prevención y tratamiento sintomático.

Un resfriado se debe curar en casa, con reposo y cuidados naturales como beber mucho líquido. Sin embargo, las consultas médicas en otoño-invierno se saturan por esta causa. Un problema se evitaría si aprendemos a distinguir cuando es un catarro para curar en casa o una gripe común para acudir al médico.

El resfriado es molesto y produce una fiebre febrícula baja de 37.5ºC, mientras que en la gripe la fiebres es superior, 38ºC o más, creando un mal cuerpo y se quiebra la salud general. Si te levantas una mañana con moquillo, ojos hinchazos, voz tomada y con algunas décimas de fiebre tienes un resfriado, si embargo, si va acompañado de malestar general junto con un cuadro febril potente hay posibilidades de tener gripe. Tener un termómetro en casa para controlar la fiebre nos ayudará a determinar la gravedad de nuestro estado y saber si tenemos que acudir o no al médico.

En ambos casos, en resfriados y gripes, solo se puede realizar un tratamiento sintomático de los síntomas con antitérmicos o medicamentos para bajar la fiebre, esperando a que el tiempo lo cure. la gripe suele durar entre 4 y 7 días, mientras que el resfriado puede dejar una tos que dure más de una semana, siendo ésta un mecanismo necesario de defensa que ayuda a expulsar secreciones.

diferencia resfriado gripe

Cuidados y medidas de higiene para evitar el contagio de gripe
  • Lavarse a menudo las manos y usar papeles deshechables de un solo uso para evitar contaminar a los demás.
  • Taparse la boca y nariz al toser. La saliva es la principal vía de transporte y contagio de todos los procesos virales respiratorios, ya sea un catarro como una gripe.
  • Ventilar bien la casa varias veces al día.
  • No fumar y evitar ambientes cargados.
  • Descansar adecuadamente y guardar cama el tiempo necesite y pida el cuerpo.
  • Beber abundantes líquidos para hidratar el cuerpo por dentro (agua, zumos, infusiones, caldos...).
  • Buena alimentación. Consumir alimentos frescos ricos en vitaminas como verduras y frutas con vitamina C es una excelente medida preventiva para fortalecer las defensas.
  • Abrigarse bien. Para prevenir hay que evitar ponerse en corrientes y coger frío. Una vez se tiene fiebre hay que evitar el exceso de abrigo ya que va en contra de la medicación antitérmica que se está tomando.