Prevención y cuidados

Cómo proteger a los bebés del frío

Cómo proteger a los bebés del frío

Autor:

Cuando bajan las temperaturas y el frío se convierte en el protagonista, debemos de proteger a nuestros bebés de la mejor forma posible, para evitar catarros, gripes y resfriados.

Los bebés y niños pequeños son especialmente vulnerables a las bajas temperaturas. Por lo tanto, es más fácil que contraiga alguna enfermedad relacionada con las vías respiratorias. Cuando las condiciones climatológicas pueden ser muy adversas, en forma de viento, frío, lluvia, granizo o nieve, con lo que tenemos que estar preparados. A continuación, vamos a ofrecer una serie de consejos con el fin de proteger a nuestro bebé del frío:

- En primer lugar debemos evitar los cambios bruscos de temperatura (cuando le saquemos a la calle, cambiemos de habitación, etc.), además de controlar que en su habitación haya una temperatura estable y cercana a los 21ºC. Importante ventilar bien y evitar la sequedad ambiental.

- Durante esta época del año (otoño-invierno), los bebés y niños son muy vulnerables a sufrir enfermedades respiratorias. Por lo tanto, es importante estar al día en lo que al tema de las vacunas se refiere, que esté protegido.

- Un tema menos conocido es el de la hidratación de la piel. Debemos seguir cuidándola de los factores externos, en este caso, el viento, el frío y el sol, que no se nos olvide. La piel de los más pequeños es muy sensible con lo que mantenerla hidratada es fundamental, sobre todo ahora, que con menos humedad en el aire, pueden producirse irritaciones.

- La alimentación es otro punto importante: los bebés que se encuentren en la lactancia materna, estarán protegidos por la composición de la leche, tanto materna como artificial. Si el niño es más mayor, se recomienda que lleve una dieta sana y equilibrada, en la que incluyamos verduras y frutas ricas en vitaminas A y C, pasta, leche y pescado.

- A pesar de las bajas temperaturas, no es conveniente “recluir” al niño en casa, conviene que le saquemos de paseo. Evidentemente, tendremos que abrigarle con las prendas adecuadas como guantes, bufandas, gorros, abrigos, sacos, mantas, etc. La mejor hora para dar el paseo es a media tarde, con el fin de que el niño reciba aire fresco y luz natural.

Tags relacionados salud bebé maternidad