Prevención y cuidados

Elegir la silla de oficina correcta

Elegir la silla de oficina correcta

Autor:

Ya sea para estudiar o para trabajar, elegir la silla de oficina correcta es crucial para nuestra salud. Vamos a ver cómo hacerlo. 

Si queremos evitar lesiones musculares mientras estamos estudiando, trabajando o disfrutando de un tiempo de ocio en el ordenador es esencial elegir bien la silla. Este útil requiere características específicas como altura regulable, reposabrazos o ruedas que faciliten levantarse o sentarse en el asiento. Vayamos punto por punto. 

El asiento

Debe ser estable, proporcionando una postura confortable y regulable en profundidad. Su forma más adecuada es cuadrangular, con esquinas redondeadas y sin aristas ni cantos duros.  El borde deberá ser ligeramente curvado para evitar compresión en muslos y rodillas. La altura deberá ser regulable y el relleno firme y transpirable. La profundidad del asiento será aquella que permita usar el respaldo sin que se note presión excesiva debajo de las rodillas. 

El respaldo

Su altura e inclinación deberá ser regulable y debe llegar como mínimo hasta la parte media de la espalda. El ancho no debe ser demasiado en la parte superior para facilitar la movilidad de los brazos. Para tareas informativas es aconsejable tener respaldo reclinable. También es recomendable que tenga una suave prominencia regulable para dar un adecuado apoyo a la zona lumbar, así como reposabrazos regulables en altura de, al menos, 5 centímetros de ancho. 

La base

Las sillas deben ser giratorias y apoyarse sobre cinco brazos dotados de ruedas para facilitar la movilidad. La base deberá tener un diámetro superior a 50 centímetros. 

Al ajustar la altura de la silla respecto a la mesa, de forma que los reposabrazos queden a la misma altura o ligeramente inferiores a esta, es posible que algunos usarios no puedan apoyar cómodamente los pies en el suelo. Para dar solución a este problema se puede utilizar un reposapiés, que también deberá ser regulable.

Cuando adquirimos una buena silla de oficina esta ofrece la regulación de casi todas las partes de la misma. Sin embargo, si no sabemos cómo regular correctamente la silla no nos servirá de nada. Por ello, lee atentamente las recomendaciones que hemos ofrecido antes, consulta la guía del fabricante y, por supuesto, guíate por tu propia comodidad. Un último consejo: no premies la estética a la comodidad, ¡tu salud te lo agradecerá!

Tags relacionados silla oficina prevención