Prevención y cuidados

Vigilar pecas, lunares y manchas de la piel

Vigilar pecas, lunares y manchas de la piel

Autor:

La mejor forma de luchar contra el cáncer de piel es la prevención. Protégete bien del sol y vigila las pecas, lunares y manchas de tu cuerpo para observar su aspecto y evolución.

Examinar la piel implica tomar nota de todas las manchas de su cuerpo, de lunares o pecas y manchas de la piel que aparecen con la edad. No olvides el ABCDE del cáncer de piel: Asimetría, Bordes, Color, Diámetro y Evolución. Los melanomas suelen presentar 4 aspectos:

  • A: Asimetría. Presenta mitades de diferente forma.
  • B: Bordes. Irregulares.
  • C: Color. Presenta zonas de diferente color con sombras marrones o negras y a veces en rojo, blanco o azulado.
  • D: Diámetro. Los tumores cutáneos malignos suelen tener un diámetro mayor de 6 mm.
  • E: Evolución. Observa periódicamente su estado para ver si la lesión cambia de tamaño, forma o color, o está sangrante y no se cura.

Ante cualquiera de estos síntomas o cambio de aspecto no dudes en acudir a tu dermatólogo.

Autoexamen de piel en 5 pasos

Además de las zonas de la piel claramente expuestas al sol que observas con facilidad, hay otras partes que no debes descuidar. La AAD (American Academy of Dermatology) nos explica cómo autoexaminar la piel frente a un espejo.

pasos examinar piel lunares - paso 1Paso 1
Examina la parte de adelante y de detrás de tu cuerpo frente a un espejo, el lado derecho e izquierdo, con los brazos levantados.

Examinar piel lunares - paso 2Paso 2
Doble los codos, examine con cuidado los antebrazos, la parte de atrás de los brazos y las palmas.

Examinar piel lunares - paso 3Paso 3
Mira detrás de las piernas y pies, el espacio entre los dedos del pie y las plantas del pie.

Examinar piel lunares - paso 4Paso 4
Examina la parte de atrás del cuello y del cuero cabelludo con un espejo de mano. Separa el cabello y recógelo.

Examinar piel lunares - paso 5Paso 5
Finalmente, examina la espalda y el trasero con un espejo de mano.

La prevención es la clave. Protege tu piel del sol siempre, incluso en días nublados ya que las radiaciones ultravioleta son igual de peligrosas, con cremas solares. No olvides cuidar al máximo pecas, lunares y manchas, con factor de protección solar 50+. Recuerda que los efectos del sol son acumulativos y el daño de las quemaduras se manifiesta a largo plazo. Por eso revisa su evolución y no faltes a tu cita anual con el dermatólogo para examinarlos.