Primeros auxilios

Convulsiones febriles

Convulsiones febriles

Autor:

Convulsiones febriles. Los niños pueden sufrir estas convulsiones cuando les sube la temperatura corporal.

Sus síntomas suelen ser: el niño está rojo, suda y tiene la frente muy caliente, sus ojos se quedan en blanco y posiblemente están fijos o girados, si aguanta la respiración y su cara está azulada, si se pone tieso, arquea la espalda y cierra los puños.

1. Coloca algo blando, como toallas o almohadas, alrededor del niño de manera que, ante un movimiento violento, no se pueda hacer daño.

2. Desviste al niño para ayudar a bajar la temperatura. Asegúrate de que le llega aire fresco pero ten cuidado de que no se enfríe.

3. Las convulsiones se detendrán cuando al niño le baje la temperatura. Colócale en posición de recuperación. Tápalo con una manta fina o una sábana y tranquilízale. Si su temperatura vuelve a subir, repite los pasos 1 y 2.

¡IMPORTANTE!

Si está inconsciente, abre sus vías respiratorias y controla la respiración. Llama a la ambulancia.

  • Si respira ponle en posición de recuperación. 
  • Si no respira hazle el boca a boca y los masajes cardíacos. Llama a la ambulancia.