Primeros auxilios

Congelación

Si nos exponemos a condiciones de temperaturas extremas de frío, además de sufrir hipotermia, puede que los tejidos de los dedos de las manos y de los pies podrían congelarse. Los síntomas de congelación son: pinchazos en los dedos de las manos o pies, acompañados de entumecimiento, piel dura y rígida que se vuelve blanquecina y adquiere aspecto de cera. ¿Cómo actuar en caso de congelación? Abriga bien al afectado antes de tratarle.

Cómo actuar en caso de congelación

1. Lleva al niño a un lugar cálido antes de empezar el tratamiento. Ayúdale a sentarse y, con mucho cuidado, quítale los zapatos y calcetines.

2. Quítale los guantes, los anillos si lleva, y el abrigo con mucho cuidado. Dile que se ponga las manos debajo de las axlas para calentarlas con su propio calor corporal.

Si los pies, o los dedos de los pies están congelados, elévalos para reducir la hinchazón. Colócale los pies en tus axilas para calentárselos.

Contacta con el médico.

Si la recuperación es lenta o la piel se rompe. Si hay heridas abiertas, la piel congelada se rompe o su color no se recupera con rapidez, curbe la zona con una gasa suave y véndala ligeramente. Llévale al hospital.

¡Importante! No le calientes con una fuente de calor directo ni revientes las ampollas.

Tags relacionados salud primeros auxilios