Remedios naturales

Té rojo

Té rojo

Autor:

El té rojo era la bebida de los antiguos emperadores chinos por sus excelentes propiedades, como su capacidad devoradora de grasas ¡Prueba sus efectos!

El té viene de la planta Camelia Sinensis, de ella se obtienen las cuatro principales variedades de té: rojo, negro, verde y blanco.

La diferencia está en el proceso de fermentación que siguen y que potencia sus propiedades. El té rojo, que viene del té verde, adquiere su característico color después de años guardado en barricas y potencia sus propiedades tras un largo proceso de fermentación.

El té pu-erh es sometido a un doble proceso de fermentación por lo que es aún más concentrado. Éstas son sus principales propiedades:

- Reductor. El té rojo ayuda a dismunuir el peso, reducir el apetito y quemar grasas. Reduce el ácido úrico y el colesterol malo,además protege de la arterioesclerosis protegiendo el estado de los vasos sanguíneos. Si quieres notar sus efectos prueba a tomar 3 tazas al día sin azúcar o endulzadas con un poquito de miel durante un mes. No excedas esta cantidad diaria.

- Digestivo. Favorece las funciones y secreciones digestivas y el tránsito intestinal siendo bueno para digerir las grasas. Además, refuerza las mucosas intestinales frente a infecciones y parásitos intestinales.

- Gran depurativo y diurético. Elimina las toxinas del organismo y bloquea la producción de bacterias. Es mucho más diurético que el té negro y verde.

- Antibiótico. El té rojo ayuda a destruir los microorganismos y bacterias. Es útil para proteger de las caries.

- Desintoxicante. Ayuda a desintoxicar el hígado y activa su metabolismo ayudándole a trabajar. Combate la resaca acelerando la eliminación del alcohol.

- Antidepresivo. Muy adecuado para casos de depresión. Aumenta la circulación sanguínea del cerebro a la vez que reduce la frecuencia de pulsaciones.

* NO se recomienda seguir una dieta de té rojo a niños, embarazadas y lactantes o en caso de anemia ya que el té rojo disminuye la absorción de hierro por parte del organismo. También se desaconseja en caso de gastritis aguda o úlcera o problemas de nerviosismo y de tiroides.