Remedios naturales

Pamplina, planta medicinal calmante para la piel

Muy común en toda Europa y Asia, la pamplina o álsine se utiliza desde antiguo para calmar y aliviar heridas y enfermedades de la piel. La pamplina se llama también la hierba de la gallinera, favorita de los pollos y las aves, y en el siglo XVI se la daban a comer a las perdices pardilla. De sabor amargo también se puede utilizar en diversas ensaladas o guisos.

Partes usadas: Partes aéreas
Principales componentes: Mucilago, saponinos, cumarinos, minerales y vitaminas A, B y C.
Acciones: Astringente, antirreumática, cicatrizante, emoliente y laxante suave.

Cómo utilizar la planta Pamplina

Aceite infuso. Llena un recipiente de pamplina fresca y cúbrela con aceite de girasol. Deja infundir durante 2 semanas , cuélalo y utilízalo para tratar eczemas, erupciones e irritaciones d ela piel. también puedes añadir 25 ml o 5 cucharaditas al agua del baño para los eczemas.

Crema o ungüento. Utílizala sobre los eczemas o irritaciones cutáneas, calma el escozor de las quemaduras menosres y se puede utilizar para facilitar la expulsión de espinas o astillas de la piel aplciando un poco sobre el objeto incrustado, cubriendo con tirita y dejándolo toda la noche para al día siguiente se despegue la espina con la tirita.

Infusión. Toma una taza de infusión 3 veces diarias para el reumatismo, las inflamaciones de las vías urinarias o cuando necesites un remedio limpiador y refrescante.

Emplasto. Aplica la planta fresca, machacada sobre una gasa y ésta sobre los forúnculos, erupciones o inflamaciones que produce la gota.