Cuerpo

Tratamiento nutritivo para manos secas

Tratamiento nutritivo para manos secas

Autor: Hogarmania

Evita que el frío y viento resequen tus manos protegiendo la piel de forma natural con estos remedios caseros.

Las manos están expuestas a agentes externos como viento, frío, sol o calor. Lavarlas a menudo, tareas domésticas como fregar o trabajar en contacto con productos químicos las estropean muchísimo.

Las manos están mucho menos lubricadas por las glándulas sebáceas y sudoríparas que la piel del resto del cuerpo, por eso las agresiones externas les afectan especialmente y es fácil que sin cuidados la piel, con el tiempo se vuelva áspera y aparezcan durezas y callosidades. Además, las uñas se vuelven quebradizas y espesas y se llenan de manchas.

Para hidratarlas no te apliques cremas grasas, ¡aplícate estos remedios naturales! Como hidratarlas con una mezcla de aceite de oliva y un poco de limón.

Hidratación por dentro

Hidratación por dentro

1. Agua. Bebe abundante agua, 1,5-2 litros al día. Evita el alcohol y el tabaco que resecan la piel.

2. Vitaminas A y C. Toma alimentos ricos en vitamina A (lo de color naranja) y C (cítricos y de color verde).

3. Vitamina E. Apúntate a los cereales integrales por su alto contenido en vitamina E.

4. Omega 3, 6 y 9 . Nutre la piel con alimentos ricos en omega 6 (aceite de borraja, semillas de sésamo y de onagra), omega 9 (aceite de oliva) y omega 3 (pescado azul, mejillones...).

Hidratación por fuera

Hidratación por fuera

1. Aceite. El aceite de alhelí, el aceite de oliva y el jugo de dátiles son muy efectivos en el cuidado de las manos, y más si se añade canela, hinojo, cardamomo y almizcle.

2. Clara de huevo. ¿Tienes las manos secas y con grietas? Aplica sobre la mano media clara de huevo dos veces al día y frota suavemente. puedes repetir esta operación todos los días hasta que desaparezca la sequedad.

3. Áloe vera. Pela unas hojas frescas de áloe vera y frota directamente en las manos. También puedes utilizar una crema de áloe para aplicar dos veces al día, mañana y noche. Aportará gran vitalidad a la piel para que se renueve eliminando las grietas y protegiendo de posibles infecciones.

4. Crema de leche y almendras. Para elaborar la crema, machaca 6-8 almendras, vierte un vaso de leche templada, mezcla bien, deja reposar durante 12 horas removiendo de vez en cuando, cuela el líquido y consérvalo en un frasco hermético en el frigorífico. Por la noche, aplícate un poco de crema en las manos, cúbrelas con guantes y a la mañana siguiente lávatelas con agua templada.

5. Crema de avena y almendras. Para elaborar la crema, mezcla 2 cucharaditas de harina de avena y otras 2 de aceite de almendras hasta que quede una crema. Aplícala durante 20-25 minutos sobre la piel y después retírala sin frotar con agua tibia. Si tus manos están muy secas, agrietadas y con asperezas puedes dejar la crema toda la noche y retirarla a la mañana siguiente.