Rostro

Mascarillas naturales para cada tipo de piel

Mascarillas naturales para cada tipo de piel

Conocer cuál es el tipo de piel, los objetivos que se quieren obtener y lo que cada ingrediente aporta es fundamental para sacar el máximo provecho a este tratamiento.

Las mascarillas son, a día de hoy, unas de las principales protagonistas de las rutinas de belleza. Unas de las grandes aliadas que, además de tener grandes beneficios para la piel, se elaboran con productos naturales y son económicas, ya que, se elaboran con productos que, probablemente, se tienen en casa.

Para obtener y exprimir al máximo los beneficios de estas herramientas es importante que, además de conocer qué es lo que cada uno de los ingredientes hace por cada tipo de piel, saber qué tipo de mascarillas tenemos que emplear para nuestra piel.

Asimismo, es fundamental saber cuál es el objetivo que se quiere conseguir con su uso, es decir, si queremos utilizar la mascarilla para hidratar, iluminar, exfoliar o reafirmar la piel y saber si nuestra piel es seca, grasa o mixta.

Una mascarilla con los mismos ingredientes puede provocar efectos diferentes si se aplica a diferentes tipos de pieles. Antes de entrar en profundidad con cada tipo de mascarilla, es fundamental tener en cuenta que todas ellas hay que aplicarlas sobre el rostro limpio.

Mascarilla para pieles secas

Entre las mascarillas caseras y naturales para la piel seca destaca la que tiene la avena y la miel como principales protagonistas. Sus efectos hidratantes hacen que la piel luzca hidratada y nutrida en poco tiempo.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de copos de avena
  • 3 cucharadas de miel

Paso a paso

  • Mezcla la miel con los copos de avena hasta conseguir una pasta.
  • Aplica la mascarilla sobre tu rostro y déjala actuar 15 minutos.
  • Una vez ha pasado este periodo de tiempo solo te queda retirarla con abundante agua tibia.
  • Repite este proceso 2 veces a la semana.

Mascarilla para pieles grasas

Una mascarilla purificante es ideal para la piel grasa. Absorber el exceso de grasa, regenerar la piel y eliminar impurezas son algunas de las principales funciones que tendrá que tener esta mascarilla. Un tratamiento que te ayudará, principalmente, a controlar el exceso de grasa y limpiar tu piel.

Ingredientes

  • 1 cucharada de arcilla blanca
  • 5 gotas de aceite de árbol de té
  • Media cucharada de avena en polvo

Paso a paso

  • Mezcla una cucharada de arcilla blanca con agua
  • Cuando la mezcla coja consistencia, añádele 5 gotas de aceite de árbol de té y media cucharada de avena en polvo.
  • Aplica la mascarilla sobre tu rostro y déjala actuar 5 minutos
  • Una vez ha pasado este periodo de tiempo, retírala con agua tibia.

Mascarilla para pieles mixtas

Para lucir una piel mixta sana y con brillo el aguacate es uno de los mejores aliados. Una fruta que permite no solo hidratar y lucir una piel luminosa, sino que también ayuda a desprenderse de las impurezas.

Ingredientes

  • 1 aguacate
  • 2 cucharadas de zumo de limón

Paso a paso

  • Pela el aguacate y machácalo en un recipiente
  • Añade 2 cucharadas de zumo de limón
  • Mezcla los dos ingredientes hasta conseguir una pasta uniforme
  • Aplica la mascarilla sobre el cutis y déjala actuar durante 15 minutos
  • Retira las mascarillas con agua tibia

Unas sencillas mascarillas con las que conseguirás que cada unas de ellas se adapte a las necesidades de cada tipo de piel. ¡Conoce el tipo de piel que tienes y saca partido a los productos naturales!

Además