Rostro

5 tipos de granos

5 tipos de granos

Uno de los principales dolores de cabeza que, para hacerle frente, es fundamental conocer la tipología de lesión que se va a tratar.

El acné es una de las mayores preocupaciones de numerosas personas. Producida principalmente por la obstrucción de las glándulas sebáceas de la piel o por la elevada producción de grasa o sebo. Dentro de esta enfermedad se distinguen diferentes tipos de lesiones.

Acné común

El acné vulgar, también conocido como acné de adolescencia, de la pubertad, normal o simple, es un tipo de acné que se produce durante la pubertad y/o adolescencia y que se presenta en forma de espinilla, principalmente, en el rostro y la espalda.

Los tratamientos para hacer frente al acné común varían en función de la gravedad del acné, desde medicamentos tópicos, orales y terapias como el láser o exfoliación química.

Acné premenstrual

Un tipo de acné habitual que se produce en día previos al periodo de menstruación con motivo del cambio hormonal que se da en este periodo. Una de las formas de acné más recurrentes entre las mujeres que se caracteriza por el pequeño tamaño del grano.

Recurrir a cremas y tratamientos dermatológicos es una de las opciones por las que se decantan las mujeres que sufren este tipo de acné, aunque, en ocasiones, también se incluye el uso de fármacos.

Acné queloideo

El acné queloideo aparece en la nuca, cuello o zona del afeitado como consecuencia de una reacción alérgica. Un tipo de acné muy habitual en los hombres que, para eliminarlo, es recomendable evitar el uso de cremas grasas.

Punto negro

Un tipo de acné que aparece como consecuencia de la obstrucción de los poros por una producción excesiva de sebo. Un poro que está abierto y obstruido por un tapón, de un tono similar al negro, producido por la acumulación de melanina, una sustancia natural encargada de dar color a la piel.

Punto blanco

A diferencia de en los puntos negros, en los puntos blancos el poro sigue cerrado y no tiene "cabeza", por lo que la melanina acumulada en ella no puede salir a la superficie. Es habitual que aparezcan en la nariz, en la frente y alrededor de los ojos.

Para hacerle frente a los puntos blancos y negros es habitual recurrir a mascarillas y remedios naturales. De esta forma, lo que se consigue es eliminar el sebo acumulado en los poros. Para hacer frente al acné es fundamental seguir una rutina facial diaria, de forma que sirva para limpiar y eliminar las impurezas de la piel.

Asimismo, es recomendable que, para eliminar cualquier tipo de acné, se escoja una crema acorde a cada tipo de piel y sus necesidades.

El exfoliante para la piel es uno de los elementos que no debe faltar en el cuidado de tu rostro, pues elimina las células muertas de la capa superficial de la piel. Sin embargo, es esencial adaptar la frecuencia con la que se lleve a cabo este ejercicio a cada tipo de piel.

Si a los cuidados de la piel, le añadimos una alimentación saludable, los resultados no tardarán en aparecer.

Además