Hogarmania.com
Hogarmania.com

Rostro

Cómo acabar con la flacidez facial


La flacidez facial es uno de los problemas estéticos que más preocupa a hombres y a mujeres. Pero, ¿podemos acabar con ella?

Si bien, el envejecimiento de la piel es algo que no podemos erradicar, lo cierto es que sí podemos frenar sus efectos y usar tratamientos estéticos para mejorar nuestro aspecto. ¡Vemos algunas opciones!

Los tratamientos estéticos ya no son algo extraño. Si bien es cierto que hace varias décadas pocos eran los que podían acceder a este tipo de soluciones estéticas, hoy por hoy hay mayor accesibilidad, además de muchas más opciones con tecnología realmente interesante. Dentro de los problemas estéticos, la flacidez facial es uno de los que más preocupa a hombres y mujeres. ¿Podemos acabar con ella? Hay que tener en cuenta que el envejecimiento de la piel es algo que no podemos erradicar, pero sí podemos frenar sus efectos y usar tratamientos estéticos para mejorar nuestro aspecto. Hay opciones tan interesantes como los hilos tensores, Morpheus8 u otros tratamientos para una flacidez intensa.

El avance de la tecnología

Sí, actualmente tenemos mucho más acceso a los tratamientos estéticos, pero es que además, nada tienen que ver las tecnologías actuales con las que se usaban hace años, cuando parecía que la única solución era pasar por un quirófano.

En nuestro tiempo podemos encontrar opciones mínimamente invasivas que dan resultados asombrosos. Todo dependerá del tipo de flacidez facial con el que nos encontremos y el momento en el que queramos frenar el paso de la edad, pero existen muchas pociones que no requieren someterse a una operación.

Una flacidez leve

Antiguamente, el lifting quirúrgico era la alternativa por excelencia a la hora de tensar nuestra piel. Actualmente, hay alternativas tan interesantes como los hilos faciales, ideales para un nivel de flacidez leve, cuando la piel empieza a presentar los primeros signos de envejecimiento.

Este tratamiento produce un efecto lifting muy natural y sin tener que someterse a cirugía alguna. Es más, el paciente podrá volver a la rutina diaria con normalidad, pues tan solo se registra una inflamación local suave tras someterse a esta micropunción.

Una de las ventajas de este tratamiento es que solo necesita una sesión que dura aproximadamente unos 50 minutos. Se realiza mediante hilos que tienen una composición de polidioxanona, que es un material reabsorbible y estéril que se coloca mediante esas micropunciones y que nos ayudará a producir nuevas fibras de colágeno y elastina, que son las que nos dan ese aspecto terso en la piel.

Flacidez más avanzada

¿Hay alternativas al quirófano cuando la flacidez ya es más avanzada? Sí, las hay. Morpheus8 es un excelente ejemplo. Se trata de un revolucionario tratamiento de Radiofrecuencia Fraccional. Es también un tratamiento mínimamente invasivo y su eficacia es muchísimo más evidente que los tratamientos de radiofrecuencia que se han dado hasta el momento.

¿Cuál es el secreto de esta técnica estética? Que actúa en el corazón del problema. La radiofrecuencia actúa mediante micropins teflonados que están cubiertos de oro y que introducen energía en las capas más profundas de nuestra piel.

¿Qué conseguimos con estos micropins? Estimular el colágeno en mayor medida, lograr una remodelación del tejido subdémirco y reestructurar las capas cutáneas que son las responsables de esa flacidez y falta de tono en nuestra piel.

Hay que tener en cuenta que en este caso necesitaremos 3 sesiones de unos 45 minutos, pero los efectos que se producen son visibles, mínimo, un año después, algo que, sin duda, convence.