Rostro

Los imprescindibles para una rutina facial completa

Los imprescindibles para una rutina facial completa

Conseguir una piel sana y sin imperfecciones implica dedicar tiempo a su cuidado y conocer en profundidad las necesidades y particularidades de nuestra piel. ¡Te damos algunas claves!

Lucir un rostro sin imperfecciones requiere tiempo y dedicación. Si hasta ahora la rutina de cuidado facial era importante, ahora, con el uso de la mascarilla como medida para evitar la propagación de la COVID-19, lo es todavía más.

La mascarilla retiene el sudor contra la piel y la roza, provocando una mayor producción de sebo en ella. La solución no es otra que dedicar un mayor tiempo y cuidado a nuestra piel.

Una de las principales cuestiones que tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir los productos ‘beauty’ es conocer y saber cómo es nuestra piel y cuáles son sus necesidades.

¿Sabes cuáles son los productos que no pueden faltar en tu rutina de cuidado facial? ¡Te lo contamos!

Limpieza

Lo primero que tenemos que hacer, antes de nada, es limpiar la piel de nuestro rostro para deshacernos de los restos de maquillaje y suciedad acumulada durante el día. Para ello, tenemos a nuestra disposición una gran variedad de productos. Agua micelar, toallitas desmaquillantes, aceite, leche o gel limpiador.

Si vas a utilizar agua micelar, debes, según recomiendan los expertos, utilizar un tónico, que equilibra el PH de la piel, cierra los poros, refresca y elimina los restos de producto desmaquillante que han podido quedar.

Para completar el proceso de limpieza puedes optar por aplicarte ponerte mascarilla. Si bien, es un paso importante con el que completaremos el proceso de limpieza, lo cierto es que los profesionales no recomiendan hacerlo a diario, pero sí de vez en cuando.

Exfoliación

La exfoliación es, según señalan los profesionales, un paso que no es necesario realizar a diario. Se trata de un proceso que consiste en eliminar las células muertas de la piel. Puedes encontrar exfoliantes en forma de crema, mascarilla o leche.

Hidratación

La hidratación es el paso más importante de la rutina de cuidado facial. Es un paro fundamental en el cuidado de nuestra piel que se puede completar mediante la aplicación de sérums o las tradicionales cremas hidratantes.

La diferencia entre el sérum y la crema hidratante no es otra que la concentración de activos, que en el caso del sérum duplica a la del formato de hidratante tradicional.

Uno de los principales aspectos a los que hay que prestar especial atención a la hora de escoger una crema hidratante, y al que en numerosas ocasiones no se hace, es a la protección solar. Lo profesionales recomiendan aplicar una crema hidratante con protección solar independientemente de la estación del año en la que nos encontremos.

Además