Concurso

Cómoda restaurada

Cómoda restaurada

¿Cómo has realizado la tarea?: Me encontré esta cómoda en el garaje de mi abuela del pueblo en muy mal estado, ya que durante muchos años había sido usada para guardar herramientas pesadas y además había estado expuesta a condiciones de humedad. Todo el mueble salvo los postes delanteros decorativos llevaba un chapeado de madera, que en los frentes de los cajones y en la parte superior, debido a la humedad estaba levantado y astillado. Tras quitar todo ese chapeado, vi que la madera que había debajo (creo que es pino) estaba en buen estado así que decidí que en esas partes en vez de colocar un nuevo chapeado o dar una pintura, podían quedar bien con un tinte. También estaban en mal estado las patas traseras por la humedad así que estas las tuve que retirar por completo, al igual que los fondos de los cajones, que debido al peso que habían estado soportando se habían abombado las tablas y no recuperaban la forma, impidiendo en alguno de los cajones, incluso, el que pudiese cerrar. Para que os hagáis una idea, de como era antes la cómoda y el cambio que ha dado, he de decir, que estaba barnizada en tonos robles (aunque ya muy estropeada) y las zonas de cantos y bordes y frontales estaba en color negro, pero al parecer se había pintado como con hollín o no se, porque no sabéis la que lié cuando lije esas zonas :S Bueno y a modo de resumen (como dice Kristian) os dejo los pasos que di: - Limpie el mueble, que como estaba tan sucio y mal, lo saque al patio y lo regué con la manguera y le di con un cepillo (no sabéis lo que tenía eso) y luego como hacia sol lo deje secar al aire - Me dispuse a desmontar patas, fondos de los cajones y chapados. - Lije todo el mueble - Saque medidas de las patas que iba a necesitar para la parte trasera y de los fondos de los cajones nuevos (un tablero DM que pedí que me cortaran a medida en la tienda) - Arregle los desperfectos que encontré como pequeñas fisuras y golpes con masilla multiusos y repase otra vez con la lija. En las zonas que iban a ir teñidas, sólo use cola blanca mezclada con serrín para disimular algún que otro agujero. - Me cree un tinte a mi gusto con un poco de agua y unas cuantas pinturas acrílicas que tenía por casa, y en este caso, me quedo en verdecito. Y luego lo aplique en las zonas en las que iba a ir. - Después de el tinte, aplique varias manos de tapaporos y entre mano y mano lijaba, así conseguí que me quedase una superficie con un tono brillante y lisa. - En las zonas en las que no iba a ir el tinte, lo que hice fue colocar, lo primero, cinta de carrocero para separar y no estropear lo ya realizado, y luego dar una mano de selladora y dos manos de pintura blanca. - Tras que todo se secase, coloque las patas al mueble y los fondos a los cajones. Y tras posicionar éstos en su sitio me dedique a hacer detalles para acabar de adornar el mueble. - Finalmente con unos tiradores nuevos y tras limpiar los viejos herrajes de las llaves con bicarbonato y agua, vosotros mismos podéis ver el resultado. Lo cierto es que me llevo todo un veranito, pero estoy muy orgullosa de mi primer mueble restaurado y espero que no sea el último.