Técnicas de bricolaje

Desmonta y repara la cerradura de una puerta

Desmonta y repara la cerradura de una puerta

Cuando desmontemos una cerradura, tenemos la opción de comprobar su mecanismo. En el caso de que su rendimiento no sea el deseado, lo podremos reparar, engrasar o limpiar, y si no funciona, arreglarlo.

Canal de YouTube de Bricomanía

Si decidimos sustituir la cerradura, sería recomendable desmontarla previamente llevando la pieza a la tienda como muestra, ya que no todas las cerraduras tienen el mismo sistema, ni todas las manillas se pueden intercambiar.

Vamos a ver el paso a paso:

En primer lugar, quitaríamos con un destornillador o una llave Allen, el tornillo o la rosca Allen respectivamente, que suele situarse en uno de los lados de la manilla.

A continuación, retiraremos los tornillos del embellecedor de la placa protectora del pestillo (que se encuentra en la parte lateral de la puerta) y de la manilla.

Extraemos los tornillos que sujetan la cerradura al marco de la puerta y utilizando un destornillador "hacemos palanca" con el objetivo de extraer la cerradura.

En el caso en que queramos reparar o engrasar la cerradura, la desmontaremos quitando los tornillos laterales que permiten que accedamos a su mecanismo interno.

Comprobamos el mecanismo: las piezas deben estar bien engrasadas y limpias, y el muelle en buen estado. Si apreciamos que alguna pieza está estropeada, procederemos a sustituirla por una que reúna las mismas características.

Y para finalizar, una curiosidad o truco: si pintamos la llave antes de introducirla en la cerradura con una mina de lápiz, conseguiremos mejorar el rendimiento del cerrojo.

Además