Pintura

Pintar con tampones de esponja

Pintar con tampones de esponja

A la hora de pintar o decorar una pared, una manera muy sencilla y original es pintar con tampones de esponja. Os contamos a continuación cómo hacerlo.

Autor: Bricomanía

A la hora de pintar una superficie, son muchas las técnicas que se pueden utilizar. Si lo que queremos es darle un toque original o pintar algún detalle, una forma muy fácil es hacerlo con tampones de esponja.

Para ello, lo único que necesitaremos serán esponjas con la forma del motivo que deseamos plasmar en la pared, un soporte, adhesivo y la pintura.

Tampones de esponjaSi tenemos ya las esponjas con las formas deseadas, lo que deberemos hacer es fijar la esponja en el soporte (puede ser una tabla pequeña de okume).

Después, cuando esté bien fija, aplicamos un poco de pintura en la esponja con un pincel, y por último hacemos presión en la pared con ella.

Si no tenemos ninguna esponja del motivo que queremos plasmas, otra opción es crear nosotros la forma que queremos. Para ello, bastará con coger una esponja simple y con una cuchilla recortar la forma. La estampación se puede hacer alineada, simétrica o en posiciones diferentes (giradas, invertidas, etc.).

Pintar con tampones de esponjaTambién existen rodillos de esponja con formas concretas como: flechas, corazones, líneas, etc. Son perfectos para pintar de una manera más sencilla.

Esta técnica se utiliza mucho para paredes o incluso para algunos muebles o adornos. Es una manera muy sencilla y económica de darle un cambio a la decoración de una habitación de una manera muy barata.

Además