Hogarmania.com

Actualidad

El secreto de la mejor croqueta de jamón 2023


Se encuentra en Albacete. Más concretamente en el restaurante Ababol, y su cocinero es Juan Monteagudo. Su croqueta ha sido considerada la mejor de España y del mundo según el jurado del concurso de Madrid Fusión. Pero, ¿cómo se ha elaborado para conseguir este puesto?

Os contamos cómo la prepara para que su cobertura quede crujiente y sin grasa y su relleno sea cremoso y suave. Además, te damos una receta para que tú también puedas preparar tus mejores croquetas caseras. ¡Anímate a elaborarlas!

Lídia Montaner, 9 de febrero de 2023


Receta escrita aquí: Las croquetas de jamón de Karlos Arguiñano

La XXI edición de la cumbre gastronómica global trae consigo el esperado concurso de Madrid Fusión 2023 en el que se ha elegido la mejor croqueta de jamón de España y del mundo. El creador ha sido Juan Monteagudo y se sitúa en el restaurante Ababol de Albacete.

De entre las siete finalistas del noveno concurso, la croqueta manchega ha sido la ganadora y lo ha conseguido gracias a la cremosidad de su bechamel, la textura suave y fresca del jamón y la cobertura crujiente y ligera sin quedar aceitosa. ¿Te gustaría saber cómo lo ha hecho? ¡A continuación te desvelamos su secreto!

Juan Monteagudo con su croqueta de jamón
Imagen de Europa Press

Cómo se prepara la mejor croqueta de jamón

El ganador de la mejor croqueta de jamón tiene varios trucos para que que le salgan perfectas. En primer lugar, mezcla la leche de vaca con la de oveja y la infusiona con huesos y magro de jamón 12 horas antes de hacer la bechamel.

Uno de los trucos para conseguir la cremosidad es añadir un poco de nata para que suba la grasa que no tiene la leche de oveja. Su objetivo es que la croqueta mantenga el sabor de la leche de oveja tan tradicional de Castilla La Mancha.

Por otro lado, él también añade gelatina para evitar que la masa se le pegue a las manos. Y el jamón, revela, "es lo último que se pone". Coge las partes más tiernas y las añade a la masa de croqueta cuando está ya casi fría. De esta forma termina de sudar pero no se cueza o cocine. ¡De ahí el secreto de que al morder la croqueta, el jamón siga tierno y no duro!