Técnicas de cocina

Cómo cocinar el marisco

Cómo cocinar el marisco

Aprende sencillos consejos a la hora de cocinar marisco, ya sean langostinos, ostras, mejillones.

Los vídeos de Karlos Arguiñano
Recetas fáciles con calabaza en Cocinatis

Es diferente la cocción del marisco si se trata de crustáceos (bogavante, centollo, langostino, percebe...) o de moluscos (almeja, ostra, calmar...). 

Los crustáceos se presentan en la mesa cocidos o asados a la plancha, o a la parrilla, a excepción de los caracoles de río, que admiten un exquisito guisado en salsa.

También los moluscos pueden ser elaborados cocidos o asados. Pero es más asiduo que con ellos se preparen platos laboriosos con suculentas salsas; tal es el origen de los calamares en su tinta, las almejas en salsa verde, los caracoles en salsa, los mejillones con tomate, las ostras al gratén...

Hacemos referencia a continuación, de manera breve, a los distintos mariscos empleados más comúnmente en nuestra cocina, así como a su posible tratamiento culinario.

Almejas y mejillones

Las almejas se preparan de muchísimas formas dependiendo en gran medida de su tamaño.

Se pueden preparar en salsa verde o a la marinera, empanadas /rellenas y fritas. Las más grandes se pueden presentar en crudo con limón o a la plancha con su refrito. Las almejas más pequeñas (chirlas) se suelen utilizar en paellas, sopas de pescado o en salsa verde.

El mejillón pese a su condición de pescado de menor categoría permite disfrutar este plato de muchas maneras: cocidos al vapor, a la vinagreta, gratinados, en salsa y como no los famosos tigres.

Los berberechos y navajas.

Se pueden comer crudos o cocidos, muy apreciados para preparar sopas o con una vinagreta o en ensaladas. Es muy conocida la receta de Bloody Mary de berberechos de Juan Mari Arzak

Las navajas son muy apreciadas al vapor y acompañadas de limón. También se pueden preparar como los mejillones con salsa de tomate.

El bogavante y la langosta:

El bogavante o abacanto es similar a la langosta aunque el bogavante su lomo es más oscuro. Puede ser preparado, como la langosta cocido o asado a la plancha, en el horno o en la parrilla. Aquí os lo mostramos en ensalada.

La langosta tiene una carne muy apreciada, elaborada a la plancha o a la parrilla y acompañadas de salsa holandesa o salsa tártara. Para cocerla bastan 10-12 minutos en agua salada, dependiendo del tamaño.

El buey de mar y el centollo

Uno de los mariscos con la carne más estimada junto con el centollo. Se puede preparar en salpicón de mariscos, ensaladas o gratinado. A la hora de cocerlo es importante tenerlo en torno a 20 minutos debido a su gran tamaño.

El centollo su mejor momento es a finales de primavera y en especial la hembra, la centolla. Se prepara cocido, relleno y gratinado al horno. Son muy conocidos los crepes rellenos de centolla o los pimientos también rellenos de este marisco.

El calamar o chipirón

Una de las preparaciones más conocidas en prepararlo en su propia tinta, pero también son preparados encebollados, fritos, en salsa de tomate, a la plancha o rebozados a la romana.

El carabinero, la cigala, gambas y langostinos

Los reyes de los mariscos, el carabinero similar a los langostinos pero más grandes y de color rojo intenso. Estos productos del mar se pueden preparar cocidos en agua con sal y a la plancha.

Las cigalas se pueden cocer y después las colas rebozas, a la plancha y a la parrilla también son muy habituales, los ejemplares más pequeños son muy utilizados en zarzuelas de marisco o en paellas.

La gamba se preparan cocidas o asadas a la plancha acompañadas de limón. También se preparan al ajillo, a la gabardina y en sopas de pescado. Los langostinos también se preparan de la misma manera que la gamba solo que necesita un poco más de tiempo de preparación. El langostino es riquísimo a la plancha con sal gorda.

Percebes

Se dice que el percebe es el marisco que más sabor a mar tiene. Los percebes se cuecen con agua de mar, se introducen en el agua hirviendo y se retiran en el siguiente hervor y se comen tal cual.

Pulpo

Se prepara al modo del calamar, pero necesita romper sus fibras para que quede jugoso, por eso se suele golpear o generalmente se congela y la congelación permite que quede tierno. En Galicia es muy habitual prepararlo con sal gorda, pimentón y aceite de oliva virgen.

Vieira

Las vieiras se pueden prepara a la parrilla o rebozadas. Es muy habitual también gratinarlas en su propia concha con pan rallado por encima.

Además