Vinoteca

El color del vino

El color del vino

Con el paso del tiempo el vino se va oxidando y va perdiendo color. El vino joven es de color violeta o cereza picota, pero poco a poco va cogiendo un color teja, ladrillo o marrón, propio de los vinos viejos.

Los vinos tintos cuanto más jóvenes más color. Y según va pasando el tiempo, se va oxidando o se va perdiendo el color, entonces empezaremos con un color violeta, picota, cereza, teja, ladrillo o marrón.

Por ejemplo, si abrimos un vino joven, de año, lo más habitual es que sea violeta, cereza o picota. Pero si abrimos una botella de hace 20 años lo más seguro es que ya veamos unos ribetes más ladrillo teja.

Vamos a abrir dos vinos, uno joven y otro de hace 20 años para ver la diferencia de color. Echamos en una copa el vino de un año y en otra el segundo más antiguo. Se puede comprobar que los matices son completamente diferentes.

Podéis comprobar vosotros mismos de una manera más clara la diferencia de color. Con la punta de una servilleta blanca, sumérgela en cada uno de los vinos. Ábrela y observa las diferentes tonalidad que tienen por su distinta evolución.

Tags relacionados color vino yo con vino