Especiales

Cómo reducir las calorías de tus platos

Cómo reducir las calorías de tus platos

Te damos unos sencillos y prácticos trucos para adelgazar de forma saludable y reducir las calorías de tus recetas.

Autor: Hogarmania

¿Quieres perder peso?, ¿cuándo te pones a dieta terminas dejándola? Lo mejor es optar por cambios saludables que te enseñen a comer mejor y más ligero. Evita las dietas milagro. Sólo terminan generando ansiedad y el temido efecto rebote.

Comer de forma sana debe convertirse en un estilo de vida, no en un sufrimiento. Sólo así conseguirás mantenerte en tu peso, tener más energía y sentirte mejor.

En este artículo, te damos unos consejos para aprender a comer de forma adecuada, restando calorías a tus platos y sumando nutrientes. Nada de dietas restrictivas. La clave está en el equilibrio. Te lo contamos a continuación:

1. Cambiar las frituras por el horno

Si quieres perder peso, lo primero que debes hacer es evitar las frituras. Durante el cocinado, absorben grasa y calorías vacías muy poco saciantes. Es el caso de las patatas fritas. Una opción deliciosa y mucho más saludable es preparar chips de boniato en el horno.

2. Sustituir las salsas comerciales por especias o salsas caseras

Las salsas comerciales son muy apetecibles, aunque nada saludables. Tienen azúcares añadidos, grasas malas, calorías vacías y sal añadida. En su lugar, puedes probar a hacer salsas caseras con ingredientes naturales, como guacamole.

GuacamoleGuacamole
La receta de la salsa típica de México a base de aguacate. Aprende a prepararla para acompañar tus platos.

También se pueden sustituir por especias y hierbas que potencian el sabor de los platos de forma natural. Además, ayudan a que nos saciemos antes y aceleran el metabolismo. A medida que las utilices y pruebes distintas combinaciones, te gustarán más.

3. Cambiar los cereales comerciales por integrales o avena

Seguro que alguna vez has comprado cereales comerciales “fitness”, bajos en calorías, 0% o ricos en fibra. Sin embargo, lejos de ser más sanos, son una gran fuente de azúcar añadido. Un buen reemplazo es la avena, las semillas o cereales integrales, como la quinoa. De esta forma, evitaremos los azúcares, sal y grasas de la mayoría de cereales de los supermercados.

Desayuno con muesli, avena y frutos rojos.

4. Yogur natural o kéfir

Las grasas aportan textura y sabor a los alimentos. Eliminarlas empeora considerablemente su sabor. Para contrarrestarlo, se añade más azúcar o endulzantes artificiales. Por ello, que un yogur se venda como 0% materia grasa o light no quiere decir que sea saludable.

¿Nuestra recomendación? Optar por yogures naturales cuyos ingredientes sean lo más naturales posible o kéfir.

5. Mejor carnes magras o pescado

Se denominan carnes magras al pollo, pavo o conejo. Son bajas en grasas, ricas en proteínas, vitaminas y minerales.

Por su parte, el pescado es rico en grasas saludables Omega 3, necesarias para que nuestro organismo funcione correctamente. Además, favorece la pérdida de peso. Aquí tienes dos recetas de pescado sanas, originales y deliciosas:

Hamburguesas de verdel con tomates aliñadosHamburguesas de verdel con tomates aliñados
Receta de hamburguesas caseras de verdel acompañadas con tomates cherry aliñados.

Dorada con arroz verdeDorada con arroz verde
Un plato de pescado original, fácil de preparar con muy pocos ingredientes. Tan sólo necesitas dorada, zanahorias, hojas de espinacas, sal, perejil, arroz, dientes de ajo, aceite de oliva virgen extra y pimienta.

6. Reemplazar las bebidas azucaradas por agua

Las bebidas azucaradas también son una fuente de calorías vacías, que no aportan nada bueno al organismo. El agua debería ser la bebida habitual en la dieta.

Si te cuesta beber agua, prueba a darle sabor con frutas naturales. Añade unas rodajas de limón o unos trozos de frutos rojos. ¡Verás que rico! También puedes prepararte té o infusiones.

Agua infusionada con frutas.

7. Cambiar nata por queso fresco batido

El queso fresco batido tiene menos calorías y grasas que la nata. A su vez, es rico en proteínas de calidad que sacian el organismo. Se puede utilizar como reemplazo de la nata para preparar tanto recetas dulces como saladas.

8. Reducir la cantidad de azúcar

El azúcar blanco o refinado es el más consumido, actualmente. Este se somete a un proceso de refinado para eliminar al máximo sus impureza. Como resultado se obtiene el extracto puro del azúcar, es decir, sacarosa sin fibra, vitaminas ni minerales. Tan sólo una fuente de calorías vacías sin ninguna función que dañan nuestro organismo.

En su lugar, utiliza edulcorantes naturales como la estevia o sirope de ágave para endulzar tus platos.

Cómo reducir las calorías de tus platos

Tags relacionados cocina dieta sana

Además