Hogarmania.com

Carnes

Solomillo de cerdo con gajos de manzana envueltos con hojaldre


Ingredientes (4 personas) para la receta de solomillo de cerdo con gajos de manzana envueltos con hojalde

  • 2 solomillos de cerdo
  • 1 lámina de hojaldre
  • 2 manzanas reineta
  • 1 cebolleta
  • 1 cabeza de ajo
  • 1 copa de Oporto
  • agua
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta
  • mejorana
  • hierbabuena
  • perejil picado (para decorar)

Elaboración de la receta de solomillo de cerdo con gajos de manzana envueltos con hojaldre

Limpia los solomillos y córtalos en filetes al bies. Reserva las puntas.

Pela las manzanas, descorazónalas (reserva las pieles) y córtalas en gajos (unos 12). Mezcla en un bol un poco de mejorana y de hierbabuena e introduce los gajos de manzana. Deja macerar 10 minutos para que se mezclen los sabores de las hierbas.

Extiende la lámina de hojaldre y haz 12 tiras de unos 2 centímetros de grosor cada una. Envuelve cada gajo de manzana en una tira de hojaldre y fríe en una sartén con abundante aceite caliente. Reserva en un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.

Coloca la cabeza de ajos y la cebolleta cortada en cuartos en un cazo con un chorrito de aceite. Incorpora las puntas de los solomillos y rehoga a fuego fuerte. Sazona. Vierte el vino y dale un hervor. Añade un vaso de agua, las pieles de las manzanas y deja reducir a fuego no muy fuerte. Cuela la salsa y dale un hervor. Pon a punto de sal.

Salpimienta los filetes de solomillo y cocínalos a la plancha con una pizca de aceite. Añade el jugo que ha soltado la carne a la salsa y mezcla bien. Sirve un poco de salsa en el fondo del plato y coloca encima la carne. Acompaña con los bocados de manzana y espolvorea con perejil picado.

Consejo para hacer la receta

Las hierbas de condimentos que no vayas a utilizar enseguida se pueden conservar congeladas; en especialmente, aquellas que se consumen frescas.

Informacón nutricional de la receta de solomillo de cerdo con gajos de manzana envueltos con hojaldre

El solomillo de cerdo es una buena fuente de proteínas de calidad con bajo contenido en grasa.

La carne de esta receta nos aporta hierro que se absorbe fácilmente, ayudándonos a prevenir la anemia.

También nos aporta vitaminas del grupo B, en especial la B12, vitamina que no se encuentra en los vegetales. Gracias a la vitamina B12 nuestro metabolismo es el adecuado, formamos correctamente los glóbulos rojos y así no tenemos anemia y además, mantenemos nuestro sistema nervioso en condiciones.

Grasas cardiosaludables

Dentro de las grasas de la carne de cerdo, nos encontramos con grasas insaturadas en mayor proporción al resto de las carnes.

Son grasas cardiosaludables, de manera que la carne de cerdo puede formar parte de una dieta sana y equilibrada para todos, siempre que respetemos las cantidades recomendadas: 130 gramos por comensal en la receta de hoy.

Además, esta carne nos aporta ácidos grasos esenciales, grasas que el organismo no puede formar, por lo que debemos introducirlas con la dieta. Estas grasas forman parte de nuestro sistema nervioso, ayudan a mantener sano nuestro sistema cardiovascular y son indispensables para regenerar los tejidos lesionados.

Pero no dejan de ser grasas que hacen peligrar nuestro peso, de manera que escogeremos partes magras del cerdo para hacer nuestras recetas, como en el caso de hoy, el solomillo.

Las hierbas aromáticas deben estar presentes de manera habitual en nuestros platos, ya que los enriquecen en vitaminas y minerales, y además como en el caso de hoy, nos ayudarán a hacer mejor la digestión de la fritura.

Truco para reducir las calorías

En esta receta, la carne se acompaña de una fritura que incrementa el aporte calórico del plato. Por eso recomiendo hacer el relleno de hojaldre con manzana al horno en lugar de freírlo, especialmentepara aquellas personas que estén cuidando su dieta para el verano.

Idea de menú de la nutricionista

De primero una ensalada de pasta que complete el aporte de vitaminas, minerales y fibra, además de azucares de asimilación lenta. De postre una brocheta de frutas y queso.

Para la comida:

Para la cena: