Ensaladas y verduras

Receta de Espinacas con bechamel y gambas

Receta de Espinacas con bechamel y gambas

Autor: Karlos Arguiñano

Delicioso y sencillo plato otoñal propuesto por Karlos Arguiñano: espinacas con gambas acompañados de una suave salsa bechamel

Karlos Arguiñano te enseña cómo preparar espinacas con bechamel y gambas.

Ingredientes (2 personas):
  • 2 bolsas de espinacas limpias (400 gr)
  • 10 gambas
  • 1 diente de ajo
  • 1 vaso de leche (1/4 l)
  • 1 cucharada de harina
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de mantequilla
  • sal
Elaboración de las espinacas con bechamel

Pela, corta el diente de ajo en láminas a lo largo, júntalas y córtalas en tiras.

Pela las gambas, retirando primero las cabezas y después los caparazones de las colas.

Retira el tallo de las espinacas, júntalas y córtalas en tiras finas.

Pon 3 cucharadas de aceite en una sartén grande, añade el ajo picado en tiras y las gambas. Saltéalos (fríelos medio minuto) e incorpora parte de las espinacas. Cuando mermen (por el efecto del calor), incorpora el resto. Cocina durante 2-3 minutos, sin dejar de remover. Separa la sartén del fuego y distribúyelas en 2 platos aptos para el horno.

Para la bechamel, pon una cazuela al fuego (suave), agrega la mantequilla y cuando se funda, añade la harina, rehógala un poco, mezcla bien y vierte la mitad de la leche. Sigue removiendo con energía para que no se formen grumos (pelotitas). Sazona, vierte el resto de la leche en dos veces y cocina durante 10 minutos sin dejar de remover.

Cubre, sin tapar del todo, los platos de espinacas con gambas. Calienta el horno en posición "gratinador" e introduce los dos platos. Gratina (4-5 minutos) hasta que se dore la superficie.

Espinacas con bechamel y gambas

Consejo

Si utilizas espinaca fresca, no olvides que a menudo suelen venir con bastante tierra, por lo que será necesario lavar las hojas muy bien bajo el grifo de agua fría.

Anota

Si quieres ahorrar un poco de tiempo, también puedes elaborar este plato con espinacas y gambas congeladas. En el caso de las gambas, déjalas descongelar antes de añadirlas a la sartén para que no suelten exceso de agua.