Pastas y pizzas

Receta de Macarrones con tomate y jamón curado de pavo

Karlos Arguiñano elabora un plato de macarrones con calabacín, ajos frescos, jamón curado de pavo, salsa de tomate casera y queso gratinado.

Quesos TGT

Ingredientes (4 personas):

  • 400 gr de macarrones
  • 80 gr de jamón curado de pavo
  • 1 kg de tomate
  • 1 calabacín
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 20 ajos frescos
  • 4 dientes de ajo
  • 150 gr de queso emmental
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • perejil

Elaboración de la receta de Macarrones con tomate y jamón curado de pavo:

Para la salsa de tomate, pica los ajos, la cebolla y el pimiento verde en dados. Ponlos a pochar en una cazuela con un chorrito de aceite hasta que cojan un poco de color. Sazona. Trocea los tomates y añádelos. Cocínalos a fuego no muy fuerte durante 35 minutos. Pásalos por el pasa purés y reserva la salsa de tomate.

Pon abundante agua a calentar con una pizca de sal. Cuando empiece a hervir, agrega los macarrones. Cuécelos durante 10-12 minutos (el tiempo que indique el paquete).

Pica el calabacín en daditos y ponlos a rehogar en una tartera con un chorrito de aceite. Pica los ajos frescos en cilindros y añádelos. Sazona y rehoga todo bien.

Pica el jamón curado de pavo en daditos y agrégalos. Añade también la salsa de tomate, los macarrones escurridos y la mitad del queso. Mezcla todo bien y reparte los macarrones en 4 recipientes aptos para el horno. Espolvoréalos con el resto de queso y gratínalos.

Adorna con unas hojas de perejil y sirve los macarrones.

Macarrones con tomate y pavo curado

Información nutricional de la receta:

Las verduras que acompañan a la pasta aportan al plato antioxidantes, como el licopeno del tomate y las vitaminas A, E y C, aumentando nuestras defensas y protegiéndonos de muchas enfermedades.

Se recomienda incluir cereales en todas las comidas por la presencia de hidratos de carbono, que son los que nos van aportar energía para consumirla con las actividades diarias (deben representar el 55% de las calorías que ingerimos diariamente), y fibra, sobre todo si son integrales. Los cereales apenas tienen grasa y no tienen colesterol, de manera que introducirlos en nuestra dieta diariamente es una forma sana de obtener energía. No aportan muchas calorías, siempre que tengamos cuidado con los ingredientes que los acompañan, como en este caso las verduras y el jamón de pavo. Sin embargo, el queso incrementa el aporte calórico del plato al aportar grasas que además suben el colesterol.

Las proteínas de la pasta son de escaso valor biológico pero en esta receta se complementan con las del queso y las del pavo, obteniendo así, un plato que nos aporta todas las proteínas necesarias para reponer nuestras estructuras celulares y mantener nuestras defensas. Dentro de las proteínas de la pasta está el gluten, que provoca intolerancia a las personas celíacas, de manera que estas personas harán la receta con pasta de arroz.

Añadir queso a nuestros platos es una manera de aumentar la densidad nutricional, ya que son una buena fuente de proteínas de alto valor biológico y calcio. Buena parte de la lactosa se degrada durante la maduración del queso, de manera que los intolerantes a la lactosa tendrán como alternativa de la leche el queso curado. Sin embargo, los quesos frescos que se consumen sin madurar tienen más cantidad de lactosa.

De postre comeremos una fruta y un yogur.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

Cena:

Consejo de la Doctora Telleria:

El queso curado es una buena alternativa para obtener calcio en caso de intolerancia a la lactosa.

Además