Postres

Receta de Frutas con sabayón de vino dulce

Receta de Frutas con sabayón de vino dulce

Autor: Karlos Arguiñano

Receta de frutas con Sabayón de vino dulce, un postre sencillo de Karlos Arguiñano, perfecto para el otoño e invierno.

Karlos Arguiñano te enseña cómo preparar frutas con sabayón de vino dulce. Un postre delicioso.

Ingredientes (4 personas):
Elaboración de la receta de Frutas con Sabayón de vino dulce:

Para hacer el sabayón, coloca las yemas en un bol con el azúcar y bate con la batidora de varillas hasta que monten bien las yemas. Vierte el vino dulce poco a poco sin dejar de batir hasta que se liguen las yemas con el vino.

Pela las frutas cítricas y sácales los gajos. Pela las rodajas de piña y córtalas en gajos. Extiende las frutas sobre una fuente apta para el horno, nápalas con el sabayón y gratínalas en el horno. Sirve.

Consejo:

Si se montan las yemas con la batidora de varillas, no es necesario ponerlas al baño María.

Información nutricional de la receta:

Este plato es una forma diferente de introducir la fruta en nuestra dieta.

Piña: Es una buena fuente de fibra que nos ayuda a combatir el estreñimiento y a mejorar los niveles de colesterol y azúcar. Además, tiene sustancias que nos ayudan a hacer mejor la digestión, de manera que es una fruta interesante para las personas con digestiones pesadas.

Naranja: La naranja contiene sustancias que protegen el corazón y las arterias, y que nos previenen del cáncer y del envejecimiento. Una naranja nos aporta toda la vitamina C que necesitamos en un día. Se recomienda su consumo en las comidas para las personas con anemia, ya que facilita la asimilación del hierro.

La mayor parte de la fibra de la naranja se encuentra en el pellejo blanco que está debajo de la cáscara, de manera que lo podemos comer para mejorar el funcionamiento del intestino. Además, esta fibra nos sacia e impide que la grasa se asimile, de manera que será una buena aliada para que no engordemos. Para los deportistas se recomienda un zumo de 2 naranjas, 2 cucharadas de azúcar y una pizca de bicarbonato en un litro de agua. Supone una bebida reconstituyente de agua, vitaminas y minerales.

Mandarina: Tiene menos vitamina C que la naranja.

Frambuesas: Ricas en fibra: una taza de frambuesas aportan 10 g de fibra, de manera que nos protegen del estreñimiento y del cáncer de colon. Ricas en vitamina C y sustancias que nos protegen del cáncer y mejoran nuestra salud cardiovascular. Estimulan el apetito y son diuréticas

Yema de huevo: Toda la grasa del huevo se encuentra en la yema, teniendo mucho colesterol. El huevo es uno de los pocos alimentos que contienen vitamina D de forma natural. Toda la vitamina A, D y E del huevo se encuentran en la yema, siendo muy interesante para las personas con problemas de huesos.

En la yema se encuentra el hierro, selenio y zinc, minerales que son en muchas ocasiones deficitarios en la dieta, sobre todo de las personas mayores. Por lo tanto, una buena forma de nutrir mejor a nuestros mayores es añadir una yema de huevo a los purés o sopas. El color amarillo intenso de la yema no indica que el huevo sea de mejor calidad.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

De segundo optaremos por un pescado hervido o al papillote con poca grasa que nos aporte proteínas de calidad y de postre frutas con sabayón de vino dulce.

Comida:

Cena: