Postres

Receta de Trufas de chocolate rebozadas

Ingredientes (24 unidades):
  • 250 g de chocolate de cobertura
  • 100 ml de nata
  • 20 g de mantequilla
  • 20 ml de ron
  • aceite de girasol
  • harina
  • huevo batido
  • pan rallado
  • canela
  • natillas o crema inglesa
  • para acompañarhojas de menta
Elaboración de la receta Trufas de chocolate rebozadas:

Pon la nata en un cazo, agrega la mantequilla y pon a calentar. Cuando empiece a hervir, trocea el chocolate e incorpóralo. Mezcla bien con una varilla manual hasta que se funda y todos los ingredientes queden perfectamente integrados. Vierte el ron y mezcla nuevamente. Pasa la mezcla a un bol y deja atemperar. Cuando esté templada, cubre el bol con papel film e introdúcelo en la nevera hasta que la masa esté bien fría.

Coge pequeñas pociones, redondéalas y pásalas por harina, huevo batido y pan rallado. Vuele a pasarlas 1 o 2 veces más por huevo batido y pan rallado.

Fríelas en una cazuela con abundante aceite de girasol ben caliente. Retira y escúrrelas sobre un plato cubierto con papel absorbente de cocina.

Sirve en el fondo de los platos, un par de cucharadas de natillas o de crema inglesa y coloca encima las trufas rebozadas. Espolvorea los platos con un poco de canela en polvo y decóralos con unas hojas de menta.

Consejo:

Si no queréis que se salga el chocolate, os recomiendo rebozarlas 3 veces.

Información nutricional de la receta:

De postre una fruta y TRUFAS DE CHOCOLATE REBOZADAS

Postre de presencia ocasional en nuestros menús ya que nos aporta grasas que suben el colesterol y mucho azúcar.

Las trufas aportan muchas calorías y con la fritura se incrementa todavía más su aporte calórico de manera que no es un postre recomendado para personas con sobrepeso.

Se digieren con dificultad aunque las comamos sin darnos cuenta, de manera que la ración también será moderada para evitar molestias digestivas después de la comida.

Sin embargo aportan minerales como el magnesio y fósforo que nos dan energía y son necesarios para el buen estado anímico.

Además aportan vitamina D, una vitamina deficitaria en la población y que es necesaria para tener los huesos sanos.

Concluyendo: postre ocasional para mantenernos sanos.