Sopas y cremas

Receta de Sopa de cebolla

Karlos Arguiñano elabora la receta de la tradicional sopa de cebolla con queso rallado gratinado y caldo casero cocinado en la olla rápida.

Los vdeos de Karlos Arguiano

Ingredientes (4 personas):

  • 150 gr de garbanzos
  • 1 muslo de pollo
  • 1 carcasa de pollo
  • 2 cebollas
  • 7 cebolletas
  • 4 dientes de ajo
  • 250 gr de queso gruyer
  • aceite de oliva virgen extra
  • tomillo
  • sal
  • perejil

Elaboración de la receta de Sopa de cebolla:

Pon los garbanzos a remojo de víspera.

Para hacer el caldo, pon abundante agua a calentar en la olla rápida. Cuando empiece a hervir, agrega los garbanzos escurridos y la rama de tomillo. Pela y trocea las cebollas y los dientes de ajo y añádelos. Incorpora el muslo de pollo, la carcasa y unas ramas de perejil. Pon apunto de sal. Coloca la tapa y cuece todo durante 20 minutos. Cuela el caldo y resérvalo. (Reserva el pollo y los garbanzos para otra ocasión).

Pela y pica las cebolletas en juliana fina y ponlas a pochar en una cazuela grande con un chorrito de aceite. Cocínalas hasta que queden bien pochadas. Sazona, vierte el caldo y cocina todo durante 20 minutos más.

Reparte la sopa en 4 cuencos aptos para el horno. Ralla encima el queso y gratínalos. Sirve y adorna unas hojas de perejil.

Sopa de cebolla

Información nutricional de la receta:

Es un plato recomendado durante un proceso catarral o gripal. También es interesante porque nos hidrata y nos ayuda a beber líquido en invierno. Aunque es una época del año en la que no apetece mucho ingerir agua, lo podremos hacer a través de caldos, infusiones o sopas como ésta. Además, el agua nos sirve para regular la temperatura corporal y para transportar sustancias por el organismo.

La cebolla nos aporta vitaminas, minerales y sustancias con acción antioxidante. Además, es un alimento que nos ayuda a evitar la retención de líquidos y a regular la tensión arterial.

En esta receta los garbanzos y el pollo sirven para hacer el caldo, para enriquecer el plato y potenciar el sabor. Los guardaremos para cenar o comer al día siguiente, por ejemplo con una fritada de verduras.

El valor calórico de la sopa se incrementa por el queso, pero también mejora el contenido en proteínas y minerales como el calcio.

La ensalada que acompaña al plato es una buena elección, ya que completa el aporte nutritivo del plato.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Consejo de la Doctora Telleria:

En caso de congestión, intensificar la cantidad de líquidos ingerida a base de infusiones de tomillo o caldo de cebolla.

Además