Hogarmania.com

Sopas y cremas

Receta de Crema de calabacín con buñuelos


Receta de crema de calabacín con buñuelos, un plato fácil de hacer con aceite de perejil para darle más sabor. Receta de Karlos Arguiñano

ÍNDICE DE CONTENIDOS

Ingredientes

  • Ingredientes (4-6 p.):
  • - 2 calabacines grandes
  • - 1 cebolla
  • - 1 pimiento verde
  • - 4 cucharadas de arroz
  • - 1 1/2 litro de caldo de verduras
  • - aceite de oliva
  • - sal
  • - perejil
  • Para los buñuelos:
  • - 75 gr. de harina
  • - 1-2 huevos
  • - 45 gr. de mantequilla
  • - 125 ml. de agua
  • - una pizca de azúcar
  • - sal
  • - perejil

Elaboración

Para hacer la crema de calabacín, pica la cebolla y el pimiento verde y ponlos a pochar en una cazuela con un chorrito de aceite. Pica los calabacines, incorpóralos a la cazuela y sazona. Incorpora el arroz y el caldo de verduras. Deja hervir durante unos 15- 20 minutos. Tritura con la ayuda de una batidora y reserva.

Para hacer los buñuelos, pon el agua en una cazuela e introduce la mantequilla. Mezcla bien con una varilla y cuando empiece a fundirse, añade la harina y una pizca de azúcar y de sal. Mezcla bien hasta que quede una masa fina. Retira la cazuela del fuego y añade un huevo (si son pequeños, puedes añadir dos). Mezcla bien.

Introduce la masa en una manga pastelera. Coloca papel de horno sobre la bandeja del horno y haz pequeños montoncitos de masa con la ayuda de la manga pastelera. Hornea a 200º C durante 15 minutos.

Para hacer el aceite de perejil, introduce en un vaso batidor perejil picado y un buen chorro de aceite y tritura con la ayuda de una batidora. Cuela y reserva.

Para emplatar, coloca la crema de calabacín en la base de un plato hondo. Acompaña con cuatro buñuelos por ración y riega con un chorrito de aceite de perejil.

Consejo

La mantequilla de buena calidad debe ser compacta, no excesivamente dura y de color amarillo más o menos intenso. Es un producto que se enrancia fácilmente, lo que produce un olor desagradable y sabor"a rancio". Las altas temperaturas, la luz y el aire, favorecen su oxidación, y se forma una capa superficial de color amarillo oscuro que hay que eliminar antes de su consumo.