3 Consejos importantes para la impermeabilización de cubiertas y terrazas

Descripción
Cómo debemos de empezar a impermeabilizar una cubierta o una terraza. Aportamos tres grandes consejos para evitar los errores antes de empezar los trabajos de impermeabilización
La impermeabilización de cubiertas y terrazas es la mejor manera de evitar, no sólo los problemas derivados de las filtraciones de agua, que son importantes, sino también los daños que pueden convertirse en problemas estructurales en el propio edificio y que pueden afectar a otras estancias.

La situación ideal es la prevención para evitar que se produzca el daño. Además, desde el punto de vista económico, siempre será la mejor opción, dado que problemas de agua en un edificio o en una vivienda es sinónimo de un gasto económico importante.

1.- Busca un buen profesional

Lo más recomendable es que sean los trabajadores especializados los que se encarguen de la impermeabilización de las cubiertas y terrazas, ya que se trata de las dos zonas especialmente sensibles al estar en contacto con el exterior. Un buen trabajo garantiza años y, a la larga, ahorro económico.

Las técnicas de impermeabilización han vivido una constante mejora en los últimos años, asociadas a los nuevos materiales que han aparecido en el mercado. Hoy en día se utilizan materiales que ofrecen grandes prestaciones como el cloruro de polivinilo (PVC), el EPDM (especialmente para grandes superficies y piscinas), caucho, poliuretano (PU) e incluso otros como la impermeabilización líquida de polímeros y betún.

Todos ellos han sustituido viejas técnicas, como la impermeabilización con plomo, que ya no se utilizan por su precio y su alta toxicidad, o las realizadas con tejido asfáltico, que son muy utilizadas hasta la aparición de los nuevos materiales.

2.- El material utilizado es importante
Aunque ya hemos hablado de que el mercado ofrece diferentes productos de calidad, sí que tenemos que tener en cuenta algunas consideraciones:

- La impermeabilización de PVC se utiliza habitualmente para cubiertas de grandes dimensiones y tienen su larga duración como uno de sus principales puntos fuertes. Los sistemas que utiliza el caucho, por el contrario, son los más indicados cuando hay que adaptarlo a una superficie con muchas irregularidades.

- El poliuretano (PU) es un material polivalente que ofrece soluciones adecuadas para casos muy diferentes. Diferenciamos entre el acabado PU con arena y grava, que se puede utilizar en cualquier tipo de terraza, PU incoloro, con el que se puede impermeabilizar sobre la superficie actual, sin modificar su color y PU a azulejo, perfecto para terrazas con tránsito ya que se puede utilizar sobre la superficie actual y está revestido con baldosas cerámicas.

- Para zonas húmedas, o donde es muy común la lluvia, la impermeabilización líquida de polímeros y betún puede ser una solución excelente, ya que se pueden aplicar directamente sobre superficies húmedas. Además, para que la estética no se resienta, sus forros se ofrecen en una amplia variedad de colores.

3.- Antes de empezar, es necesario revisar

Aconsejamos estos tres pasos que debemos tener en cuenta antes de iniciar el proceso de impermeabilización de cubiertas y terrazas.

- Comprobar que los desagües permitan el drenaje correcto, de forma que el agua caiga sobre la superficie que puede evacuar muy bien, e incluso en casos de gran volumen de agua. Debemos prestar atención a las rejillas de drenaje, esquinas, juntas de dilatación y enlucidos en las paredes o grietas que se van a sellar.

- Comprobar que la superficie tiene la inclinación o inclinación correcta para favorecer la evacuación del líquido. Las terrazas con mayor dificultad de impermeabilización son las que son planas.

- Limpiar y secar la superficie que queremos impermeabilizar. Ponga especial atención en las áreas donde el agua o la humedad ha permanecido durante largos períodos de tiempo. Después de la limpieza, es aconsejable dejar secar la zona durante al menos 48 horas. También es esencial comprobar si la superficie es lisa y plana.