Fijación de un cabezal de ducha que gotea

Descripción
Hay pocas cosas en la vida más irritantes que el sonido del agua goteando cuando tratas de concentrarte en algo, o cuando te quedas dormido. El constante splat-splat-splat-splat es suficiente para volver loco a cualquiera, y para empeorar las cosas es más que un ruido molesto; ¡es literalmente el sonido de su dinero yéndose por el desagüe!
Paso 1. Cierre el agua
Localice y corte el suministro principal de agua. Esto evitará sorpresas desagradables más adelante. Puede que haya agua atrapada que se filtre, así que es una buena idea mantener una toalla cerca.
Paso 2. Limpie a fondo el cabezal de ducha
Con el agua apagada, la siguiente etapa es eliminar cualquier acumulación de suciedad y suciedad que pueda estar afectando el rendimiento de la unidad, lo que resulta en un flujo de agua deficiente y potenciales bloqueos que pueden causar fugas. Hay productos de limpieza dedicados que son efectivos, pero una alternativa que no daña la billetera es mezclar un poco de vinagre blanco destilado en una olla de agua y calentarlo. Esto da como resultado un fantástico agente limpiador que no contiene ningún producto químico demasiado fuerte que pueda dañar la ducha. Retire el cabezal de ducha y colóquelo en la mezcla, dejándolo reposar durante unos minutos antes de agitarlo con un cepillo de dientes para eliminar la suciedad más persistente. Esto debería desbloquear cualquier lugar donde haya suciedad y mejorará su experiencia al ducharse.
Paso 3. Cinta de uso seguro
Eche un vistazo a la junta tórica o arandela, ya que es la parte que evita que el agua se escape. Si se ve visiblemente desgastado o dañado, es hora de reemplazarlo por uno nuevo. Si se ve bien, simplemente aplique un poco de cinta selladora de roscas a las roscas ubicadas en la punta del vástago de la tubería. Esto ayudará a formar un sello protector y evitará que las roscas se atasquen.
Paso 4. Vuelva a colocar el cabezal de la ducha y encienda el agua
Apriete el cabezal de la ducha a mano hasta que esté seguro antes de volver a apretarlo con unos alicates. Por último, vuelva a conectar el suministro de agua y asegúrese de que funciona correctamente. Apague la ducha y verifique si hay algún signo de fuga. Es de esperar que los pasos dados hayan solucionado el problema.
Muchas de las veces el problema se puede solucionar de manera más rápida y efectiva contando con la ayuda de un profesional, pudiendo ahorrar tiempo y dinero.
Tags relacionados: