Bollitos de jamon york y queso

Unos bollitos tiernos como una nube. En esta ocasión rellenos de jamón york y queso pero que puedes variar a tu gusto.
Ingredientes

  • 150 gr. de agua 
  • 150 gr. de leche 
  • 500 gr. de harina 
  • 7 gr. de levadura prensada 
  • jamón york
  • queso

Elaboración
En un bol añadimos el agua, la leche, la sal y removemos. Vamos incorporando la harina poco a poco. Cuando nos cueste trabajarla la ponemos en la encimera y amasamos. Puede que no nos lleve toda la harina o que necesitemos un poco más.

Hacemos amasados cortos alternando con periodos de descanso. Lo podemos hacer con amasadora pero me gustan tanto las masas que prefiero amasar a mano. Cuando la masa esté lisa la estiramos un poco con las manos y deshacemos la levadura. Añadimos unas gotas de agua y amasamos de nuevo para integrar bien. Dejamos reposar hasta que doble de volumen.

Colocamos una loncha de jamón y le ponemos encima el queso. Enrollamos sobre si misma formando un rulo y cortamos en tres o cuatro trozos. Cortamos la masa en porciones y voleamos. Dejamos relajar un poco.

Estiramos con la mano, le ponemos un rulo de jamón/ queso, cerramos sellando bien los bordes y formamos una bola. Colocamos en una fuente enharinada o con papel de horno y dejamos levar de nuevo.

Una vez que estén fermentados, podemos freír u hornear. En el caso de que vayan al horno pincelamos con un poco de leche e introducimos en el horno previamente caliente a 180º hasta que estén dorados.

Para freírlos lo haremos en abundante aceite (de girasol), a fuego no muy alto. De cualquiera de las dos maneras son una delicia, pero fritos es mi preferida.