Croquetas de pollo

Hoy te traemos una receta de la abuela. Ellas saben aprovechar los alimentos sin desperdiciar nada como nadie. Lo más común cuando se hace un pollo asado en casa es que sobre. Pues bien, con esa carne de pollo que sobra podemos hacer lo que haría cualquier abuela: unas deliciosas croquetas de pollo. Toma nota de esta receta, te gustará.
Ingredientes

  • 125 gr. de pollo  
  • 250 ml. de leche (1 taza aproximadamente) 
  • 50 gr. de mantequilla (1/4 de taza) 
  • 70 gr. de harina (media taza) 
  • pimienta recién molida 
  • sal 

Para empanar las croquetas:

  • un huevo 
  • pan rallado aceite de oliva suave (para freírlas)

Puedes usar los restos de pollo asado si te sobró, usar carne de pollo cocida en agua unos minutos o carne de pollo salteada un poco en la sartén hasta que pierda el color a crudo. También puedes usar un contramuslo, una pechuga pequeña o un muslo pequeño.

Elaboración
Ponemos al fuego un cazo con la mantequilla. Cuando se derrita la mantequilla añadimos la harina y mezclamos muy bien con las varillas. Añadimos la leche poco a poco sin dejar de mezclar para que no se hagan grumos.

Ponemos un poco de pimienta recién molida y una pizquita de sal. Seguimos mezclando con las varillas en todo momento a fuego suave, cuando veamos que la mezcla quiere separarse del cazo y se pega a las varillas, es el momento de añadir el pollo desmigado.

Seguimos mezclando para que el pollo se reparta por la mezcla y retiramos cuando veamos que la masa se separa del cazo. Ponemos la mezcla en un plato llano y la extendemos bien en él. La dejamos enfriar un rato, tapamos la mezcla con papel film y la metemos al frigorífico unas dos horas para que la masa endurezca.

Ya con la masa fría después de pasar unas horas en la nevera nos disponemos a hacer las croquetas. Conviene sacar la masa de la nevera una hora antes de formarlas.Ponemos en un plato el pan rallado, en otro en huevo batido y en la sartén aceite de oliva.

Con la ayuda de dos cucharas vamos cogiendo masa del plato y formando las croquetas. Las pasamos por huevo batido y por el pan rallado. Cuando el aceite esté caliente las vamos friendo.

Las freímos a fuego suave y cuando se doren les damos la vuelta. Ya doradas las sacamos a papel absorbente antes de emplatar. Las ponemos en una fuente o plato y servimos. Tómalas calientes o templadas.