Croquetas de queso de cabra, cebolla caramelizada y corazón de mermelada

Croquetas de queso de cabra, cebolla caramelizada y corazón de mermelada
A quién no le gusta el queso con mermelada esa mezcla dulce y salada es deliciosa. Estas croquetas lo reúnen todo, cremosas por el queso de cabra, el punto ácido de la cebolla caramelizada y el corazón dulce de la mermelada de fresa. Irresistibles.

Ingredientes

  • unos 150 gr. de queso de cabra de rulo 
  • una cebolla 
  • 100 gr. de harina de maíz, maicena 
  • leche (para la bechamel) 
  • sal 
  • pizca de pimienta 
  • pizca de nuez moscada 
  • vinagre 
  • una cucharada de postre de azúcar (yo usé panela) 
  • mermelada de fresa
  • aceite de oliva suave 
  • dos huevos (para rebozar) 
  • harina de trigo (para rebozar) 
  • pan rallado (el mío con perejil, para rebozar)

Elaboración

Lo primero que haremos será la cebolla caramelizada:
Pelamos y picamos la cebolla y la ponemos a rehogar con un poco de aceite y sal. Cuando la tengamos casi hecha, añadimos la cucharada de azúcar, dejamos que se cocine y añadimos un chorrito de vinagre (yo usé el de vino tinto).

Reservamos (esto lo podemos hacer el día antes, o cuando queramos).


Hacemos la masa de las croquetas:
Ponemos en una sartén grande y algo profunda tres cucharadas de aceite de oliva, y cuando comience a calentar, añadimos la maicena, la sal, las pizcas de nuez moscada y pimenta, y removemos ligeramente. Vamos añadiendo entonces la leche para ir ligando y formando la bechamel.

Añadimos el queso de cabra a pedazos y la cebolla caramelizada con todo su jugo y seguimos moviendo , añadiendo leche si lo necesita, y cociendo a fuego muy suave. Una vez hecha la masa, la ponemos en un recipiente, cubriéndola con papel film y dejamos que enfríe (yo la dejé medio día).

Yo puse en una bandeja a congelar unas pequeñas "gotas" de mermelada, pero resultó que no se congelaron, así que os aconsejo que lo tengáis más tiempo en el congelador, o lo pongáis sin congelar. Con la mano enharinada, extendemos una porción de croqueta, la aplastamos y hacemos un hueco donde pondremos una cucharadita de mermelada de fresa.

Cubrimos de forma que quede dentro y pasamos por harina, huevo y pan rallado. Una vez rebozadas todas, podemos congelarlas tal cual, o freírlas para tomarlas.