Hojaldres Salados.

Ingredientes
2 Planchas de Hojaldre.
1 Paquete de Salmón Ahumado.
1 Morcilla Negra.
Queso de Untar.
Sobrasada.
3 Frankfurt.
Un puñado de Piñones.
Semillas de Sésamo.
Pipas Peladas.
1 Huevo.
Elaboración
Para empezar, pondremos en la encima, una plancha de hojaldre. El papel que suelen llevar no lo quitaremos.

Cortaremos la plancha a lo largo de unos cuatro dedos de ancho. En la parte superior, lo untaremos de queso crema y pondremos una capa de salmón ahumado por encima.

En un cuenco batiremos el huevo.

Enrollamos el hojaldre que hemos preparado y en la parte final del hojaldre, lo pintamos con el huevo que hemos preparado. Terminamos de enrollar y presionamos un poco para que se nos quede cerrado. Ahora con un cuchillo cortaremos a rodajas de un dedo de grosor.

En una bandeja de horno, pondremos una hoja de papel para horno e iremos poniendo las porciones que hemos cortado. Los pintamos con huevo por encima y podemos poner un poco de queso rallado por encima.

Ahora prepararemos los de Frankfurt. Cortamos otra tira igual que la anterior y en esta pondremos los frankfurts, hasta completar la tira. Enrollamos y pintamos con huevo para que se nos quede cerrado. Cortamos en rodajas y lo ponemos en la bandeja del horno. Pintamos con huevo y espolvoreamos semillas de sésamo por encima.

Con los de sobrasada haremos exactamente igual que lo otros, una tira, untamos y enrollamos. Una vez cortados los ponemos en la bandeja del horno, pintamos con huevo y espolvoreamos unas pipas peladas por encima.

Por ultimo preparamos los de morcilla con piñones. En una sartén pondremos un poco de aceite y freiremos los piñones un poco.

Cogemos la morcilla, le quitamos la piel y la desmenuzamos en un plato. Se lo añadimos a los piñones y lo salteamos todo junto un poco. Dejamos enfriar un poco.

Cogemos una plancha de hojaldre si es muy grande la cortamos por la mitad a lo largo, si no, la utilizaremos entera. Extendemos la morcilla por encima y cuando la tengamos bien cubierto el hojaldre, enrollamos y seguimos los pasos como el resto.

Calentamos el horno a 180ºC y los hornearemos durante 15 minutos o hasta que estén dorados, ya que dependerá un poco del tamaño que los cortemos.

Dejamos enfriar un poco y ya los podremos servir.