Hormigas culonas en Santander, Colombia

Una experiencia gastronomica diferente, una experiencia personal que nunca voy a olvidar.
Ingredientes

La zona de Santander en mi país, en los últimos años ha visto un crecimiento turístico importante con una oferta de turismo para considerar a la hora de planear tu próximo viaje, y es que siempre que visito los rincones de mi país espero hacer cosas típicas, en cuanto a costumbres, gastronomía, bailes, más allá de ser una simple espectadora del lugar.

Cuando visité Bucaramanga, capital del departamento de Santander,  no podía pasar por alto uno de los platos típicos conocido por todos lo Colombianos de este gran lugar, hablo de las hormigas culonas, una hormiga como su nombre lo indica, de gran tamaño, y que, en mi natal medellin no había tenido  la oportunidad de degustar.

Para los visitantes como yo, saber  de la historia y las curiosidades detrás de este elemento de la gastronomía Santandereana, como enterarme que solo salen  del nido en una época al año por lo cual, hay una preparación caótica  en esta época al rededor de la caza  y recolección de las hormigas que posteriormente se van a comercializar y consumir el resto del año

Es un hormiga, de al rededor 2.5 centremos, con un culo tremendo (valga la expresión)  y un sabor que a travez del tiempo quedó impregnado en el paladar de los locales para  después convertirse casi en símbolo nacional.

Decido probarla entonces y me voy al lugar mas próximo para degustar la "especialidad de la casa", allí pido el plato  de hormigas  el cual tiene un valor de 15 mil pesos, cabe aclarar que también se pueden conseguir en la calle como en un carritos de comidas rápidas. Una vez que me traen a la mesa una porcion de hormigas culonas en salsa, por cierto, muy deliciosa salsa, lo pruebo y decido sentir  concentrarme el sabo y como solemos hacer cuando comemos algo nuevo, trato de buscarle un sabor parecido a algo que  mi consciente reconozca.

Acompañado de una bebida gaseosa como la máxima preventiva que había tomado en caso de que no fuera de mi agrado su sabor,  degustaba entonces las hormigas columnas, insignia de la región y del país, mi cerebro se desconecta de todo y decide disfrutarlas ya que, de verdad obviando  el hecho de que era un insecto, estaban realmente deliciosas.

Digo entonces, ¡Las he probado!

Esta experiencia, inicialmente una más dentro del repertorio que me queda de recorrer por cielo y tierra  mi  hermoso país,  resulta ser es una de mis favoritas, y es que,  había escuchado tanto de las hormigas,  que probarlas por fin, sabe a victoria. una deliciosa victoria.

Bucaramanga, Santander ofrece mucho más que esta experiencia, con parques, reservas y actividades para realizar día y noche, está preparada para ofrecerte lo mejor,como para que vuelvas a casa y tengas "eso" que contar. Te recomiendo con antelación revisar la propuestas  de hoteles en bucaramanga, muy interesantes por cierto, ya que, en mi estancia en la ciudad escuché que piensan abrir pronto un hotel temático de hormigas culonas ¿sería muy interesante no? jajaj  (esperemos  eso si, que no caminen por los pasillos  el hotel)

¿Tienes alguna actividad mas que me puedes recomendar para realizar en mi próximo viaje a esta bella zona de nuestro  país?