Mejillones tigres

Mejillones tigres
Parece mentira que una cosa tan sencilla tenga tanto sabor.
Ingredientes

INGREDIENTES:



1Kg. de mejillones



1 cebolla



1 pimiento verde



2 cucharadas de salsa de tomate



2 cayenas



1 vaso de vino blanco tipo
manzanilla o montilla moriles



Sal y pimienta



Aceite de oliva virgen extra



Para
la bechamel:



1/2 litro de leche



100 gr. de harina



100 gr. Aceite de oliva virgen
extra o mantequilla



Nuez moscada



Para
empanar:



2 huevos



Pan rallado



Para
freír:



Abundante aceite de oliva
virgen extra



ELABORACIÓN:



Limpiar bien los mejillones, yo
suelo usar un estropajo tipo ?nanas·,
sin usar, claro y se le quita muy bien todas las impurezas y restos.



Las barbas que traen es mejor
no arrancárselas ya que se mueren antes, usar unas tijeras para retirarlas.



En una olla plana y grande
poner los mejillones y el vaso de vino y dejar que se abran. Ir retirando a
medida que se vayan haciendo para que no se sequen.



La cacerola debe ser grande
para que no queden apilados uno encima de otros sino que tengan espacio para
que se abran bien.



Retirar los mejillones de sus
conchas y quedaros con las más lisas y sin roturas o rebordes.



Picar los mejillones finamente
y reservar.



Picar la cebolla y el pimiento
también muy pequeños y rehogar con un poco de aceite y las cayenas,
salpimentar.



Una vez pochado, retirar las
cayenas para que nadie se las encuentre y añadir los mejillones y la salsa de
tomate, rectificar de sabor y reservar.



Hacer la bechamel y unir luego
la base anterior.



Dejar enfriar un poco y
rellenar las conchas, tienen que endurecer en el frío como las croquetas y
luego empanar.



Freír en abundante aceite de
oliva virgen extra, mejor que los mejillones queden hundidos en el aceite, así
se freirán mejor.



NOTA:



Si no tenéis cayena o
guindillas se le puede añadir una cucharadita de pimentón picante y le da un
sabor perfecto.



A mí me gusta hacer las
croquetas no con la bechamel separada, me explico, cuando tengo el producto
rehogado, le echo la harina, luego la leche y voy espesando hasta tener la
consistencia de las croquetas, no muy duras para que queden jugosas.



Y  como buena andaluza uso el vino tipo
manzanilla o moriles pero podéis hacer los mejillones con el vino blanco que estéis
acostumbrados a usar para guisar. Y los fritos me gusta hacerlo con aceite de
oliva porque soy de la opinión que el aceite de oliva no quita sabor sino que
realza.



 Aquí va el texto del contenido...