Navajas a la plancha con vinagreta de tomate

Ingredientes

Ingredientes para 4 personas  : 

2 manojos de navajas.

50 gramos de rúcula u otra variedad de hoja verde al gusto, pero aconsejo rucula porque le da un punto que no lo lograría otra variedad.

Para la vinagreta de tomate:

60 gramos de tomate rallado

5 gramos de mostaza antigua de Dijon.

10 gramos de salsa de ostras comprada en el Carrefour en la sección Internacional. No te importe comprarla porque no es cara y además una vez que hagas esta  vinagreta la repetirás muchas veces tanto para carnes, pescados y para ensaladas como no.

5 gramos de vinagre de Jerez.

30 gramos de aceite de oliva virgen extra.

 1/2 cucharada de postre  de ajo en polvo.

1 manojito de cebollino.

Sal

Preparación :

Poner las navajas en un recipiente amplio cubiertas con agua fría y sal para que suelten la arena. Déjalas reposar en el frigorífico durante al menos 2 horas e irles cambiando el agua. Yo las tuve toda la mañana y me aseguré así que no tuvieran nada de arena que luego es muy desagradable. 

Una vez limpias y bien enjuagadas se echan en una sartén bien caliente con una cucharada de aceite. Se van echando en la sartén en tandas de 6-7 navajas y se tapan durante 2 minutos moviéndolas de vez en cuando. No más tiempo porque si no pierden tamaño y se vuelven chiclosas. Se apartan a una fuente con el caldo para que se enfríen y se va haciendo otra tanda repitiendo los mismos pasos.

Se quita una de las valvas de las navajas y se cuela el caldo.

Prepara la vinagreta: ralla el tomate maduro y pon la cantidad indicada en un cuenco, añade la mostaza, la salsa de ostras, el vinagre de Jerez y el aceite de oliva virgen extra. Mezcla bien a continuación incorpora el ajo en polvo, el cebollino cortado pequeño con las tijeras,y 1 cucharada del jugo que han soltado las navajas y sal al gusto. Vuelve a mezclar, prueba y rectifica si fuera necesario.

En una fuente se hace una cama con la rúcula, las navajas encima y cuando se vaya a servir, se vierte la vinagreta por encima.

Es un plato que se puede servir tanto frío como templado.

A comer y a disfrutar.