Patatas chips al horno

¿Quieres un rico aperitivo? ¿y por qué no? Una excelente guarnición. Mira cómo hacer unas deliciosas patatas chips o patatas de churrero que harán desearte tener un horno con más capacidad. Darás buena cuenta de la primera tanda antes de que salga la segunda. Guárdalas varios días en una bolsa de plástico que puedas cerrar herméticamente y ten siempre a mano unas deliciosas patatas chips.
Ingredientes
  • 1 patata 
  • aceite de oliva 
  • sal 
  • finas hierbas
Elaboración
1.- Empezamos precalentando el horno a 180º. Se preparan tan rápido que vas a rabiar por no tenerlo listo.

2.- Pelamos y lavamos la patata. Puedes dejarle la piel si lo prefieres. Lo único que no debe olvidársete es de lavarla super bien con un buen estropajo.

3.- Vamos a cortarla con la ayuda de una mandolina. Queremos asegurarnos de que los cortes sean bien precisos y finitos. No te preocupes si no tienes. Con un cuchillo bien afilado y tu pulso super firme. Corta las rodajas lo más finamente posible y a poder ser, del mismo grosor. Así se hornearan por igual y quedaran crujientes.

4.- Vamos colocándolas una a una en una bandeja apta para hornear y que habremos forrado con papel sulfurizado. Si te han salido un poco gruesas, aliña el papel con aceite, sal y un poco de las hierbas provenzales que uses.

5.- Vamos a pincelarlas ligeramente con aceite de oliva por encima. Espolvoreamos sal e hierbas y al horno se ha dicho.

6.- Si no te apetece este toque, no dudes en darle el tuyo. Aderézalas con lo que tú prefieras.

7.- Horneamos unos 10 minutos, ¡Y listas! Ya puedes meter la otra tanda. Te aseguro que te habrás zampado esta primera antes de que termine de hornearse la segunda.

8.- Ya ves. Chips crujientes y saludables en un plis. ¡Disfrútalas!